«El disco no se aleja mucho de McEnroe»

V.M.
-
Ricardo Lezón, en un concierto. - Foto: Subterfuge

«Siempre le he dado importancia a las letras y a las melodías, porque creo que es lo básico»

Vinculado desde el año 2002 a una banda de referencia en el indie nacional, McEnroe, el cantautor Ricardo Lezón iniciaba en 2017 una aventura como solista con su álbum Esperanza (Subterfuge Records), nueve temas de pop rock suave que presentará hoy, a las 22 horas, en la sala La Cachorra Yeyé de la capital (las entradas pueden adquirirse desde 10 euros).
Un trabajo intimista y poético, ¿interpretará esos temas en formato acústico?
Bueno me acompañará en el escenario Gonzalo Eizaga, el guitarrista de McEnroe, y además de las canciones de Esperanza tocaremos también temas de la banda, será un concierto con guitarra acústica y eléctrica.
¿Hasta que punto puede desmarcarse el álbum de su anterior trayectoria con el grupo?
Digamos que no es un cambio brusco, porque en el disco interviene Eduardo Guzmán, batería de McEnroe, y las canciones fueron grabadas en los Estudios La Mina de Sevilla con Raúl Pérez, además colaboran viejos amigos. Es un trabajo que ha sido muy bien recibido por la crítica y por el público, la verdad no me esperaba esa acogida tan unánime. Como te decía el trabajo no se aleja mucho de McEnroe, porque tampoco tiene mucho sentido alejarte de lo que eres, pero quizás evidencia la parte más americana o más folky de la banda.
Las letras de las canciones respiran serenidad, paz y un mensaje optimista en muchas ocasiones, ¿fruto de un estado de madurez creativa?
Es un disco que hice cuando estuve viviendo dos años en una aldea de Soria, Noviales, de apenas tres habitantes, y lógicamente tiene mucho que ver con la naturaleza y la soledad que se respira allí, digamos que está muy empapado de todo eso.
En cambio musicalmente es bastante variado, desde los arreglos de metal de Chet Baker a los toques de country alternativo en varias baladas...
Sí, la verdad es que sigue una línea muy tranquila, pero hay mucha diversidad en los arreglos, he contado con grandes amigos que han colaborado bastante a ello, musicalmente hablando es un disco folk con influencias bastante americanas, además es muy melódico, porque siempre le he dado importancia a las letras y a las melodías, creo que es básico y lo más determinante a la hora de contar una historia a través de la música. Cada vez me interesa más ese aspecto y voy alejándome de la música actual norteamericana e inglesa, por edad y por gusto voy más hacia la canción melódica.

¿Con referencias claras en cuanto a composición y sonido?
Pues mira a mí me gustan mucho los cantautores norteamericanos Damien Jurado y Jason Molina; en cuanto a otras bandas englobadas en el sonido americana, como Wilco o Jayhawks, me gustan, pero  digamos que no soy un gran seguidor de ellas, no me han influido tanto.
Imagino que la colaboración con su hija Jimena en Lobos y Arena y romero habrá sido muy especial, ¿no es así?
Pues sí, fue lo más bonito que me ha pasado hasta ahora en la música. La escuché cantar en el asiento trasero del coche y me sorprendió bastante, así que decidí que cantase conmigo en dos temas, quizás es ella la que transmite un sentimiento especial de esperanza a esas canciones.
¿Qué ocurre en Getxo para que no cesen de surgir bandas tan interesantes como Smile, Dead Bronco o los propios McEnroe?
Pues creo que desde finales de los 80, cuando surgió el Getxo sound, ha habido una movida allí muy considerable, con mucha afición y bandas emergentes con gran variedad de estilos... vamos es todo un caladero.
Aparte de seguir girando en solitario, ¿cuáles son los proyectos con su banda?
Pues estamos terminando ahora el nuevo disco, creo que en primavera ya estará listo y nos tocará hacer la presentación. Hemos cambiado algunas cosas en este trabajo, aunque quizás luego la gente no los note tanto, con más piano y menos guitarras.