Carlos del Valle analiza la situación del Fundación Albacete

Juan Carrizo
-

"En Sevilla nos sobrepasó todo, pero ese fue nuestro punto de inflexión", señaló el técnico, después de que su equipo lograse romper una racha de ocho jornadas sin ganar al derrotar al Rayo Vallecano

Carlos del Valle, durante el partido contra el Rayo Vallecano. - Foto: José Miguel Esparcia

Después de ocho jornadas sin ganar, el Fundación Albacete rompió su mala racha con un triunfo frente al Rayo Vallecano que otorga a las de Carlos del Valle algo de aire en la clasificación, donde se había acercado demasiado a los puestos de descenso. El técnico considera que ante el Sevilla su equipo tocó fondo y que, tras la terapia de grupo que vino después, se ha producido un punto de inflexión que les hace afrontar con ilusión y optimismo la recta final de la temporada.
¿Se le había olvidado ganar a este equipo?
Parece que no, creo que nunca se olvida. Lo que teníamos era mucha necesidad, porque ocho jornadas sin hacerlo eran muchas y necesitamos sacar tres puntos, sobre todo en casa, donde este año, exceptuando las dos primeras jornadas teníamos esa espina clavada de volver a ganar ante nuestra afición. Creo que frente al Rayo hicimos un partido para ganar y creo que la victoria fue justa.
Había mucha necesidad, pero el Rayo fue el que se adelantó en una acción aislada. ¿No sé si se llegó a desesperar en el banquillo?
El gol fue una jugada frustrante. Realmente no sé si la jugadora del Rayo quiso tirar a puerta. Sabíamos que el peligro del Rayo era ese, lo habíamos trabajado y sabíamos como frenarlo, pero a pesar de ello nos la hicieron. Por eso fue frustrante, el no controlar esas situaciones. Se alinearon todos los astros para que el balón entrase. Elena estaba desorientada y se pensó que iba fuera, pero se coló por la escuadra. Pero el equipo reaccionó. Una de las cosas positivas que dejó el partido es que supimos mantener la calma, porque con la intensidad que le estábamos metiendo al partido teníamos que darle la vuelta. Después de la charla técnica del descanso todos salimos convencidos de que le íbamos a dar la vuelta al marcador.
Tuvo que echar mano de Alba Redondo a pesar de que la jugadora no estaba en las mejores condiciones...
La puse en el equipo titular, pero me comentó que no estaba bien, que había vomitado, estaba mareada y tenía fiebre. Las pusimos en manos de los médicos y la dejamos en el banquillo, a ver si la medicación le hacía efecto y en la segunda parte podíamos contar con ella. Visto como estaba el partido y que la necesitábamos lo hablamos en el descanso y aunque esté al 50% en su primera acción marcó las diferencias con una jugada que acabó con el gol del empate. Es una jugadora fundamental, aportó lo que pudo a pesar de estar enferma y eso también es de agradecer.

 

(Más información en la edición impresa)