Ven escasa la condena del estafador de las células madre

Josechu Guillamón
-
Imagen del juicio que se celebra estos días en la Audiencia Nacional. - Foto: Chema Moya

Raúl Conejero alcanzó un acuerdo con la Fiscalía por el que será sentenciado a 4,5 años de prisión, cinco años menos de los que pedía el Ministerio Público

Entre los años 2009 y 2011, Raúl Conejero trabajó como agente comercial de la empresa Stem Cell S.A, especializada en preservación de muestras biológicas, para la recogida cordones umbilicales que enviaba a un banco en Bonn (Alemania) para su conservación, con el fin de que las células madre fueran utilizadas si se necesitaban en un futuro, para curar enfermedades como la leucemia. 
Tras ser despedido de la empresa en la que trabajaba como comercial creó otras marcas comerciales con las que se dedicaba a la misma actividad, aunque ya no tenía contacto con ningún banco en el que conservar las muestras, con lo que se dedicó a enriquecerse utilizando documentación falsa, ya que cobraba entre 1.800 y 2.200 euros por cada recogida.
Ocho años después de que estallara el escándalo, Raúl Conejero confesó los hechos, anteayer, en la primera sesión del juicio que se está llevando a cabo en la Audiencia Nacional y en el que el abogado Fernando López Ortega representa a 43 familias afectadas, mayoritariamente de Albacete.
La confesión se produjo después de que el acusado alcanzara un acuerdo con la Fiscalía, por el cual se rebajó la petición de pena a cuatro años y medio de prisión, la mitad, ya que inicialmente solicitaba  nueve años.
Para los afectados albacetenses, la pena de cuatro años y medio resulta insuficiente, como explicaba a La Tribuna de Albacete, una de las afectadas, Raquel Pozuelo Moreno, que en su día quiso guardar el cordón para asegurar la salud futura de su hija. «Nos parece muy poca pena. Mi hija nació en 2010 y en 2012 nos enteramos que era una estafa. Yo ahora no puedo ir a la tienda de la esquina a comprar células madre compatibles con mi hija».
Además está convencida de que aunque la responsabilidad civil aún debe decidirse en el juicio, Conejero no pagará nada, ya que la reclamación patrimonial no se hizo a tiempo y ya no tiene propiedades a su nombre. «Él va a estar cuatro años en la cárcel y está montado en el dólar».

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA