Las cartas sobre la mesa

SPC
-
Las carta sobre la mesa - Foto: Juanjo Martín

Barça y Real Madrid no quieren especular y confían en arrancar el cruce con un triunfo

Con un mes de febrero cargado de compromisos en los que una derrota te aleja de uno de los tres títulos más importantes del año, Barcelona y Real Madrid incrementan la intensidad de su calendario con un doble enfrentamiento en las semifinales de la Copa del Rey que favorece al espectador y eleva el nivel de una competición denostada en los últimas temporadas. El ‘clásico’ a ida y vuelta marcará el devenir de dos equipos obligados a aspirar a lo máximo. 
El Barça, campeón del torneo del K.O. en las cuatro últimas ediciones, defiende el trono su eterno rival, que es precisamente el último equipo que le superó en una eliminatoria de este tipo, y lo hace pendiente en la víspera del primer duelo del estado físico de Messi.
La estrella argentina terminó tocado tras recibir un golpe en el partido contra el Valencia y, aunque hay optimismo en el conjunto azulgrana, hoy deberá pasar la prueba definitiva.
Tranquiliza de partida el hecho de esas buenas sensaciones sobre la evolución de la molestia y el que equipo de Ernesto Valverde goleara sin la ‘Pulga’ al cuadro merengue (5-1) en la décima jornada liguera.
El Real Madrid, en cambio, llega a este compromiso en mejor situación y estado de forma que entonces, cuando acudió al Camp Nou bajo la batuta de Julen Lopetegui. Ahora, el conjunto de Santiago Solari llega en una dinámica mucho más positiva y tras cinco victorias seguidas entre Liga y Copa.
El ‘Txingurri’, obviamente, no arriesgará con su estrella, mientras que Solari, que tiene ya a prácticamente toda su plantilla a disposición, deberá decantarse por los componentes de un once teniendo en cuenta que para el próximo sábado tiene también un partido de altos vuelos en el Wanda Metropolitano ante el Atlético.
El bloque merengue, al calor del gran momento por el que atraviesa Karim Benzema y de la ilusionante irrupción de  Vinícius, se conjura para ser de nuevo el verdugo copero del Barça. Ningún rival desde aquella semifinal disputada el 30 de enero de 2013 y el 26 de febrero ha conseguido apartar de la final al cuadro azulgrana, que ha superado una tras otra todas las eliminatorias.
Bale y Lucas Vázquez. No obstante, Solari, con Vinícius afianzado en la delantera junto al ‘Gato’, debe decidir si apuesta por Gareth Bale, quien el pasado domingo ante el Alavés paso inadvertido, incluso jugando en su sitio favorito, o por Lucas Vázquez, que se ha convertido en el gran valedor del argentino cuando las bajas han hecho mella en la plantilla. 
Que el técnico diera descanso al gallego en Liga puede ser toda una declaración de intenciones de cara al ‘clásico’ copero. Además, su mayor despliegue defensivo pueden ser clave a la hora de paliar las envestidas de Jordi Alba por la banda derecha.