Albaidel, de nuevo centro infractor

M.O.
-

El Mecanisno de Prevención de la Tortura encontró deficiencias en su última inspección, y solicita a la Junta retirar las cámaras de la sala de visitas para familiares de los menores

Detalle de una de las salas del centro de menores, con un cartel que advierte de sanciones disciplinarias. - Foto: Rebeca Serna

El Defensor del Pueblo y su Mecanismo de Prevención de la Tortura califican como «centro infractor» al Centro de Menores Albaidel de Albacete, un recurso tutelado por la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales que el personal del Defensor visitó en diciembre, por la investigación del suicidio de un interno. El informe anual que da cuenta de esa visita subraya las deficiencias encontradas, recuerda las recomendaciones que hizo a la Junta (más personal de vigilancia), y señala el resultado de algunas de sus instrucciones después de que ya en 2011 se hiciera una visita a la instalación albacetense.
Así, el informe del Mecanismo de Prevención de la Tortura alude a la sugerencia que se hizo a la Junta para que «se retirasen las cámaras instaladas en las dos salas de visita, ya que podrían vulnerar la intimidad personal y familiar de los menores internados». Sin embargo, las cámaras seguirán donde están, porque la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de la Junta «entiende que estas son estancias expuestas al paso de sustancias no permitidas y de objetos no autorizados por parte de los familiares de los menores y que supondrían un grave riesgo para la integridad de los mismos, así como de los otros internos».

OTRA DEFICIENCIA. En esta visita de seguimiento realizada al centro Albaidel también hubo oportunidad de «constatar» otra deficiencia, según el Defensor, y es «la falta de reconocimiento médico dentro de las 24 horas siguientes al ingreso de un menor, tal y como exige el Protocolo de Ingresos del establecimiento», una carencia que ya fue advertida en el informe de 2011. La «sugerencia» hecha ahora por el Mecanismo de Prevención de la Tortura sí ha sido aceptada por la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales, que respondió que este reconocimiento sí se realiza «habitualmente», y que de no ser así «la dirección del centro informará al órgano competente para adoptar las medidas necesarias» y cumplir con esta obligación. En el momento de la visita a Albaidel el centro contaba con 31 plazas, 20 de ellas ocupadas.