El Clásico del 26-O, en el aire

Agencias
-

LaLiga considera que el partido no se puede jugar en el Camp Nou "por causas de fuerza mayor" tras los altercados registrados en Barcelona. Los culés y merengues rechazan que se celebre en el Bernabéu

El Consejo Superior de Deportes (CSD) ha manifestado que no considera "razonable" que el Clásico se dispute en la Ciudad Condal por "motivos de seguridad" y entiende se deberá buscar una solución para el partido. "Nos parece que tal y como se están desarrollando los acontecimientos consideramos, al igual que la Liga y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que por seguridad no es razonable jugar ese partido tal y como está previsto", han explicado fuentes del CSD a Europa Press. 
LaLiga solicitó esta mañana a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) dicha permuta por "causas de fuerza mayor", aunque los clubes implicados rechazan esta posibilidad porque sería "alterar la competición". "Si se requiere por fuerza mayor la solución es aplazar el partido", indicaron fuentes del Real Madrid a Europa Press. 
Por su parte, el FC Barcelona también se mostró en la misma línea. "Nos han pedido opinión, y es que no estamos dispuestos a jugar en el Bernabéu", añadieron desde el club culé, que considera que hay "muchos motivos" para que no se realice dicha permuta de estadios. 
El Barça se niega a jugar el Clásico del 26-O en el BernabéuEl Barça se niega a jugar el Clásico del 26-O en el BernabéuLa RFEF ha confirmado que "una vez recibidas y analizadas, fallará Competición", en relación al primer Clásico de la temporada. Un partido puede verse modificado tal y como recogen los artículos 188, 239 y 240 del reglamento General de la RFEF, siempre que sea causa de "fuerza mayor".

 

Un encuentro de alto riesgo

El Clásico ha sido declarado, como es habitual, como partido de alto riesgo por la Comisión Antiviolencia, por lo que requiere de una mayor presencia de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en una jornada que se prevé complicada por la celebración de la manifestación soberanista. 
Como se recordará, el FC Barcelona solicitó el aplazamiento de su encuentro con Las Palmas con motivo del ambiente de tensión que se generó por referéndum del 1-O de 2017, pero LaLiga consideró que no había motivos para que no se jugara el partido y éste finalmente se disputó (1-0) a puerta cerrada en el Camp Nou.