Analizan la difusión de un vídeo sexual que causó un suicidio

Agencias
-
Analizan la difusión de un vídeo sexual que causó un suicid

La Policía busca a la persona que propagó las imágenes íntimas de una trabajadora de Iveco entre sus compañeros, que podría ser una antigua pareja o ella misma que lo mandó por error

La Fiscalía de Sala de Criminalidad Informática solicitó ayer a la Policía un informe sobre las circunstancias que rodearon el suicidio de una mujer tras difundirse entre sus compañeros de trabajo un vídeo suyo de contenido íntimo.
La Policía Nacional está investigando quién grabó y quiénes enviaron y reenviaron el vídeo de contenido sexual de Verónica, que fue difundido entre numerosos empleados de la empresa Iveco de Madrid, ya que todos pueden incurrir en delito.
La mujer, de 32 años y con dos hijos pequeños, se suicidó el pasado sábado después de que el vídeo grabado hace cinco años se difundiese entre gran parte de la plantilla de la fábrica.
Los agentes investigan si fue la mujer la que grabó el vídeo o si lo hizo alguien, con su consentimiento o sin él, así como quién lo difundió en primer lugar y quiénes lo hicieron posteriormente, explicaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.
Hasta el momento, según precisaron fuentes jurídicas, el Juzgado de Instrucción número 5 de Alcalá de Henares se ha encargado del caso, pero tan solo en lo que respecta al suicido, toda vez que no hubo denuncia previa por la difusión de las imágenes.
De momento, no hay detenidos y se investiga si fue una antigua pareja de la fallecida o ella misma por un error la que propagó por primera vez esas imágenes íntimas entre los trabajadores de la planta. La mujer estaba preocupada tras la difusión por lo que opinaría su marido, que vio las imágenes el pasado viernes. En ese momento, padeció una crisis nerviosa. 
Por su parte, la sección sindical de CGT en Iveco explicó que la mujer se grabó en el citado vídeo hace cinco años, y que recientemente alguien comenzó a difundirlo entre los compañeros, lo que hizo que ella se dirigiera a Recursos Humanos para explicar lo ocurrido. Allí le instaron a denunciarlo, pero ella rechazó hacerlo.
Mientras, CCOO anunció que denunciará a Iveco Madrid ante Inspección de Trabajo por no activar el protocolo de acoso sexual.
En un comunicado, el sindicato explicó que acompañó a la afectada a una reunión con Recursos Humanos de la empresa para notificar lo que había ocurrido.
En ese encuentro, aseguró el sindicato, Iveco respondió que se trataba «de un asunto personal y no de ámbito laboral», por lo que no tomó medidas, con lo que, a juicio de CCOO, incumplió sus obligaciones de protección de la salud de la trabajadora.

Violencia machista 

A este respecto, la secretaria de Estado de Igualdad en funciones, Soledad Murillo, catalogó como víctima de violencia machista a la trabajadora que el pasado sábado se quitó la vida. Asimismo, instó a Iveco a que abra una investigación para que no haya impunidad. «El machismo significa que tú no eres nada; eres un cuerpo a disposición de otro para procurarle placer», señaló. 
Por segundo día consecutivo, trabajadores de la fábrica Iveco en Madrid se concentraron en el exterior de la planta en repulsa por la muerte de Verónica.
Además, un grupo de trabajadores subrayó que la mayoría de empleados de la empresa «mostraron su disconformidad» con la difusión del vídeo, por lo que exigieron que no se generalice y se busque a los responsables.