scorecardresearch
Óscar Dejuán

Óscar Dejuán


Las vidrieras de León

27/09/2021

La Semana pasada tuve la oportunidad de asistir a un congreso en la Universidad de León. A medida que el AVE me alejaba de Madrid pude palpar lo que era la España vacía. De ahí mi sorpresa al llegar a una ciudad rebosante de peregrinos. Siguiendo la corriente principal me di de bruces con la Catedral de León, el más puro y bello ejemplar gótico de España. Para describir el aspecto exterior solo tengo una palabra: «impresionante». Para valorar el interior del templo no hay palabras. Me parecía haber sido transportado a otra época de la historia donde las personas eran capaces de hacer obras maravillosas e inmortales.
La luz que penetraba por las vidrieras despertó en mí algunas preguntas fundamentales. ¿Cómo consiguió una pequeña ciudad de 5000 habitantes levantar una catedral de esa altura y perfección en apenas cincuenta años (1255-1302)? ¿Y cómo es posible que 720 años después se mantenga en pie, en todo su esplendor? Aquellas pobres y humildes personas eran conscientes de estar levantando un templo para Dios y Dios merece lo mejor.
¿Por qué los libros de texto siguen empeñados en hablar de la oscura Edad Media siendo que en ella se construyen las catedrales más esbeltas y luminosas, auténticos prodigios de la arquitectura? No tengo respuesta para esta pregunta. Posiblemente sea un reflejo de los prejuicios con los que nos envolvió la modernidad. Del miedo a mirar hacia arriba y hacia dentro.
¿Cómo explicar que 720 años después la catedral de León siga teniendo esa fuerza de atracción para personas de todo el mundo?  Será que la via pulchritudines (el amor por la belleza) es un camino apropiado para reconstruir esta sociedad tan materialista y fragmentada.