Eurocaja Rural invierte 2,6 millones en obra social

Redacción
-
Presentación de la carrera solidaria en la que participaron 2.025 corredores y se recaudó 21.378 euros para AFAEM. - Foto: David Pérez

La Fundación se centra tanto en la vertiente social -discapacidad, lucha contra la pobreza o la exclusión social-, como de apoyo al colectivo empresarial con programas de formación, transformación digital o fomento del talento y el emprendimiento

Eurocaja Rural no sólo es un importante actor financiero en Castilla-La Mancha puesto que también opera como dinamizador social y cultural de los territorios en los que se asienta. La Obra Social, es el instrumento más tangible del compromiso de las entidades financiera de devolver a la sociedad los excedentes de la actividad propiamente bancaria. Eurocaja Rural, que mañana celebra su Asamblea General Ordinaria en la que se aprobarán las cuentas de 2018, destinó durante el año pasado un total de 2,6 millones de euros a su Fondo de Educación y Promoción.
«En 2018, con motivo del cambio en nuestra denominación social, se han favorecido de nuestra aportación al Fondo de Educación y Promoción (FEP) un total de 8.349 personas, llevando el ‘Ruralismo’ y los valores implícitos que atesora como cercanía, humanidad, personalidad, confianza, innovación, compromiso, solidez, seguridad, tranquilidad, transparencia o futuro a todos los rincones de nuestro ámbito de actuación. De eso estamos también tremendamente orgullosos, porque habla de nuestra función y vocación como cooperativa de crédito implicada en la dinamización del territorio, también del entorno rural. De hecho, uno de los objetivos primordiales de la Eurocaja Rural, desde su constitución, ha sido generar y potenciar riqueza en el entorno rural, fijar población y mantener esos municipios vivos, sobre la base de la contribución a la excelencia de sus productos y servicios», explica el presidente de la Eurocaja Rural y de su Fundación, Javier López.
15 años de intenso trabajo. La labor de la Fundación Eurocaja Rural, que lleva 15 años de intenso trabajo, se está centrando tanto en la vertiente social -con iniciativas dirigidas a entidades y personas del ámbito de la discapacidad, lucha contra la pobreza o la exclusión social-, como de apoyo al colectivo empresarial a través de programas de formación, transformación digital o fomento del talento y el emprendimiento.
Así, en su apuesta por el Talento y el Empleo, destacan iniciativas como la Universidad de la Mujer Rural, que en su III edición formó a 71 mujeres profesionales y empresarias en Liderazgo y Gestión Empresarial. El programa se desarrolló en 2018 en las localidades de Motilla del Palancar (Cuenca), Daimiel (Ciudad Real) y Torrijos (Toledo).
En el ámbito del Emprendimiento, la Fundación puso en marcha el pasado ejercicio la V edición de ‘Lazarus’, la única aceleradora privada de empresas de Castilla-La Mancha y la de mayor acompañamiento del mercado, para que el emprendedor no se sienta solo ni perdido al lanzar su empresa.
En 2018 un total de 12 proyectos entre 200 de potenciales negocios procedentes de toda España y también de países como Filipinas, Colombia, Argentina o Méjico, fueron elegidos por el Comité Asesor de ‘Lazarus’. Todos ellos presentaron ideas de negocio orientadas a sectores muy diversos como tecnológico, social y biosanitario, entre otros, con una gran proyección de futuro y capacidad de revolucionar nuestras vidas.
En el Área del Compromiso con la Sociedad, la Fundación se volcó , entre otras actividades, en la VI Carrera Solidaria en colaboración con Grupo Tello Alimentación, que contó con la participación de 2.025 corredores y obtuvo una recaudación de 21.378 euros, que se donó íntegramente a AFAEM Despertar de Camarena. La asociación destinó esta cuantía a la compra de una furgoneta para favorecer la integración social de personas con enfermedad mental, dentro del proyecto ‘Ponle motor a la Salud Mental’.