Sophie Turner está de moda

Pablo de Carlos
-

La inolvidable Sansa, de 'Juego de Tronos', es la protagonista casi absoluta de la última entrega de la franquicia 'X-Men', 'Fénix Oscura'

Sophie Turner está de moda - Foto: Alberto E. Rodriguez

Recientemente se estrenó en el mercado doméstico la última entrega de la saga mutante con el sello de Fox de forma independiente X-Men: Fénix Oscura. Su protagonista, Sophie Turner, va labrándose un futuro profesional en la industria cinematográfica.
El proyecto de mostrar la historia de cómo Jean Grey acaba convertida en la villana Fénix no es nueva. Ya se llevó como subtrama en X-Men: La decisión final (Brett Ratner, 2006). Aquella película supuso el fin de la primera trilogía de los X-Men al no cubrir las expectativas del estudio y ver cómo la crítica y taquilla le daban la espalda. En aquella película la responsabilidad caía en Framke Janssen, que interpretó a Jean Grey como buenamente pudo en un guion en el que ella no era la protagonista. Sin embargo, en esta ocasión, todo el peso de la cinta reside sobre el personaje. Era la oportunidad de lucimiento de Sophie Turner, que ya encarnó a la telépata en X-Men: Apocalipsis (Brian Singer, 2016). Sin embargo, la gloria no le ha llegado a esta película que se perfilaba como el final de un ciclo para los mutantes antes de ser introducidos en el Universo Cinematográfico de Marvel tras la compra de Fox. 
La cinta no es tan mala como se pretende decir y es injusto el maltrato recibido por crítica y taquilla, aunque sí que es verdad que no es el cierre que la saga mutante se merece. También es cierto que no lo pretendía. Al contrario, se pensaba que fuera el inicio de otra trilogía, un plan que con el cambio de dueños se ha visto frustrado.
Turner plantea su personaje como alguien frágil lleno de dudas acerca de los nuevos poderes que acaba de adquirir. Unos que no comprende ni controla. Ante esta debilidad aparece el personaje de Jessica Chastain, que la manipula para sus propios intereses. Y Jean se deja, desencadenando una crisis a nivel interplanetario. En ese sentido, plasma a la perfección esa lucha interior, ese miedo, esa angustia e incertidumbre que le causa todo lo que le pasa a su personaje, demostrando su talento como actriz, por lo que si a la película se la cataloga como fracaso no será por la actuación de la británica.
La fama y trayectoria profesional se la debe, sobre todo, a la serie de HBO Juego de Tronos -la temporada final llega el 3 de diciembre al mercado doméstico-, donde interpreta a Sansa Stark, la mayor de las hijas de la casa Stark y con la que dice que ha aprendido mucho y lo ha disfrutado. Este mismo año, con el final de la serie, quiso despedirse de su personaje: «Sansa, gracias por enseñarme resistencia, valentía y lo que es la fuerza verdadera. Gracias por enseñarme a ser amable y paciente y a liderar con amor. Crecí contigo». Esta interpretación le ha valido reconocimientos tales como el Empire Hero Award en 2015 y el Ewwy Award en 2016. 
Su incursión en el cine vino ya en 2013 protagonizando la película de Isabel Coixet Mi otro yo, un inquietante thriller en al que interpreta a Fay una adolescente acosada por su doppelgänger o sosias oscuro. En 2015 participó junto a Jessica Alba y Samuel L. Jackson en Academia de espías, dirigida por Kyle Newman y, por fin, en 2016 entraría en la franquicia mutante en X-Men: Apocalipsis. En esta última da vida a Jean Grey, que tiene una personalidad apocada y temerosa de las consecuencias de sus poderes. Su interpretación es bastante fútil, pero plasma a la perfección la personalidad del personaje que luego desarrollará. 
toca reinventarse. Aunque parecía que era una buena estrategia coger el papel de la telépata de los X-Men, parece que no va a ser así. A pesar del buen hacer de la actriz en la saga, la mala taquilla y pésima crítica cosechada probablemente juegue en su contra. También tiene el hándicap de los ocho años que estuvo interpretando a Sansa de forma que muchos la han encasillado en ese papel. Ahora que ambas franquicias han finalizado su trayectoria, Turner se ve en la necesidad de reconducir su carrera. Es joven y con sobrado talento, por lo que no le será difícil. Esta nueva oportunidad podría venirle en la serie Survive, en la que compartirá protagonismo con Corey Hawkins. La ficción les pondrá en la experiencia extrema de sobrevivir a un accidente aéreo en una montaña helada llena de secretos y peligros.