Gales conquista el Seis Naciones

Agencias
-
Gales conquista el Seis Naciones - Foto: NEIL MUNNS

El 'XV del Dragón' se proclama campeón intratable del torneo internacional tras vencer a Irlanda (25-7), con Grand Slam incluido, logro que no conseguía desde 2012

La selección de Gales ha conquistado este sábado el torneo Seis Naciones de rugby gracias a su victoria por 25-7 sobre el equipo de Irlanda, logrando además el 'Grand Slam' -título no oficial que se consigue al hacer pleno de victorias- tras una última jornada en la que frenó el ímpetu de su rival en la víspera del día de San Patricio.

Así, los galeses amarraron el primer puesto del torneo con 23 puntos, ganando sus cinco compromisos. Desde el año 2013 no conseguían este título, el de mayor prestigio del hemisferio norte en el mundillo del rugby; y no lo hacían con 'Grand Slam' desde el 2012.

Aunque los irlandeses defendían su título del año pasado, se intuía que el campeonato de este 2019 iba a salir muy caro. Y es que Inglaterra, con tres victorias en cuatro encuentros, optaba al trofeo de campeón si ganaba en casa a Escocia mientras que Gales fallaba en su cita, pero el 'XV de la Rosa' terminó empatando 38-38 con sus rivales escoceses.

Por su parte, el gran desempeño del apertura Gareth Anscombe, acumulando 20 puntos, disipó cualquier duda y permitió al 'XV del Dragón' conquistar un Seis Naciones que afina los estados de ánimo de cara al Mundial que en septiembre se disputará en Japón.

 

Cuchara de madera. Peor suerte corrió la selección de Italia, que cayó en el estadio Olímpico de Roma ante la de Francia (14-25), y acabó el Seis Naciones de rugby con cinco derrotas en cinco partidos, lo que supuso otra "Cuchara de madera" para los italianos, el dudoso premio que se otorga al equipo que termina con el pleno de reveses. El seleccionado italiano, entrenado por el irlandés Conor O'Shea, acabó este Seis Naciones con derrotas ante Escocia (20-33), Gales (15-26), Irlanda (16-26) e Inglaterra (14-57), además de despedirse este sábado con una prestación valiente, pero no suficiente para evitar otro revés.