El origen más reciente

V.M.
-
Edilberto Zamora Gabaldón, junto a la imagen del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas. - Foto: E.Z.

La cofradía, presidida por Edilberto Zamora, es la más nueva del ciclo pasional albacetense, ya que fue fundada por un grupo de padres de alumnos del Colegio María Inmaculada en el año 2013

La Cofradía del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas es la más nueva del ciclo pasional albacetense junto con la del Cristo de la Sangre.  
Su presidente desde hace cuatro años, Edilberto Zamora Gabaldón, nacido en Cuenca pero estrechamente vinculado a la Semana Santa de Albacete, recuerda que nació en 2013 porque «consideramos que existían todavía Misterios por representar y un grupo de padres de alumnos del Colegio María Inmaculada, junto a un profesor del mismo, Luis Campayo, nos decidimos a constituirla».
«Tras los 90 cofrades iniciales, en la actualidad tenemos unos 150  y en estos momentos estamos formando a un grupo de 10 niños para constituir una Banda de Tambores propia, de hecho este año no nos acompañará ninguna otra porque irán ellos», detalla Zamora.
La indumentaria característica de los nazarenos es una túnica rojo caldera que lleva por delante una botonadura y cuellos blancos, con un cortavientos (no llevan capuz) trenzado en rojo caldera para simular la corona de espinas. Los portadores de los pasos procesionales van vestidos con camisa blanca y corbata y pantalón negros.
El presidente de la Coronación de Espinas comentaba a La Tribuna de Albacete que la imagen titular es del imaginero sevillano Adrián Lerma, del municipio de Sanlúcar la Mayor, y fue procesionó por primera vez el año pasado. «Nosotros comenzamos con una la talla infantil del mismo artista, que procesiona desde el año 2014 en Lunes Santo, porque la base de la Cofradía eran los niños, y poco a poco fuimos reuniendo fondos para realizar el paso grande, cuyas figuras son de tamaño real y está dotado de un intenso realismo, aunque la figura del Cristo, que aparecen sentado, muestra una gran serenidad en su rostro que llega a sobrecoger al creyente; actualmente se conserva en la capilla de la iglesia parroquial de El Buen Pastor».

La Coronación de Espinas forma parte de la procesión de La Pasión en Miércoles Santo y con el trono pesará alrededor de 600 kilos, siendo portado a hombros sobre varales por 14 personas.
La Cofradía posee un segundo paso, la Sagrada Lanzada (2018),   en el que se aprovecha la figura del romano del primero, con la particularidad que el mismo escultor realizó una cabeza distinta que tiene una expresión muy distinta, «ya que mientras en el paso titular refleja crueldad y odio, en la segunda la expresión del soldado, que representa a Longinos, es de arrepentimiento y sorpresa; a la espera de poder encargar una talla de Cristo Crucificado, nos presta una imagen del mismo la parroquia de Santa Teresa con la que procesionamos en el Santo Entierro».

(Más información en la edición impresa).