Cinco investigados por manipular el kilometraje de vehículos

Redacción
-
Cinco investigados por manipular el kilometraje de vehículos

Efectivos del Grupo de Investigación de Análisis de Tráfico (GIAT) del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Albacete han investigado a cinco personas, cuatro por un supuesto delito continuado de estafa y una también por falsedad documental

Estas personas se dedicaban a manipular los odómetros de vehículos, a los que rebajaban su kilometraje real y que más tarde ponían a la venta entre particulares

Investigados Los investigados, con edades comprendidas entre los 38 y los 57 años, son vecinos de Albacete y de las localidades albacetenses de Fuente Álamo y Almansa.

A finales del año 2017 la Guardia Civil de Tráfico de Albacete se hizo cargo de una denuncia formulada por un particular en la que informaba de una supuesta estafa tras la adquisición de un vehículo usado, al que supuestamente le constaba una cantidad de kilómetros significativamente inferior a la real.

Desde ese instante, efectivos del GIAT de la Benemérita albaceteña desarrollaron una operación, tras sospechar, en unas primeras pesquisas, que la rebaja del kilometraje real de los vehículos podría tratarse de una práctica habitual de los responsables del establecimiento en el que el denunciante adquirió el vehículo.

Las investigaciones sobre este establecimiento, de compra y venta de vehículos de ocasión y segunda mano, abarcaron el período temporal comprendido entre los años 2013 a 2017, centrándose en la realización del estudio de todos los vehículos que fueron comercializados en ese período, por el establecimiento investigado.

En estos minuciosos estudios, la Guardia Civil probó fehacientemente que se habrían manipulado los odómetros de 48 de estos vehículos, al objeto que los futuros compradores viesen reflejados un número de kilómetros menor que los que realmente les correspondía, haciendo de este modo una venta más atractiva.

Los responsables del establecimiento, ubicado en una localidad de la provincia albaceteña, adquirían vehículos de gama media/alta, todos ellos de reconocidas marcas comerciales, pertenecientes a grandes flotas de renting, con una antigüedad media que rondaba los cuatro años.

Con esta escasa vida útil los vehículos presentaban un buen estado de conservación, lo que hacía más creíble al futuro comprador que estos nunca habrían rebasado los 100.000 kilómetros, comercializándose la mayoría de ellos entre 60.000 y 80.000 kilómetros, tras la manipulación previa de sus odómetros.