Impulso hacia la igualdad

C. Guzmán
-
Imagen de un partido reciente del CR Albacete femenino. - Foto: Rubén Serrallé.

El Club Rugby Albacete femenino intenta regresar a la competición con una plantilla estable

El espectacular avance del deporte femenino en España (en los dos últimos Juegos Olímpicos la mayor parte de medallas nacionales han corrido a su cargo) no tiene todavía un correlato lógico en el apoyo a pequeña escala para los clubes, entidades y deportistas que se empeñan en promocionar sus respectivas especialidades deportivas entre las más jóvenes.
El rugby femenino es un buen ejemplo que ilustra el actual estado de cosas. Tras haber obtenido la selección española el cuarto título europeo consecutivo y el séptimo de su historia ha desaparecido con rapidez de la agenda pública, trance que se agudiza en las provincias. En Albacete, por ejemplo, el Club de Rugby Albacete femenino pugna por abrirse un pequeño espacio que tuvo en su día y que ahora quiere recuperar.
El equipo femenino vio la luz hace ahora 25 años, dos  después de que se fundara el club. Su trayectoria ha sufrido altibajos desde su participación en la liga valenciana que hubo de cancelar por las obligaciones laborales y formativas de sus componentes. Hace seis años tuvo un repunte de esa presencia federada que tampoco cuajó y ahora espera que a la tercera sea la vencida después de haber formado un grupo estable de entre 12 y 15 jugadoras que intentan completar para retornar a la competición la próxima temporada. Las lesiones y las obligaciones personales hacen aconsejable contar, al menos, con cerca de una veintena de componentes. (MÁS INFORMACIÓN EN LA EDICIÓN IMPRESA)