Punto y seguido a un gran Mes Misionero Extraordinario

Redacción
-

La celebración se cerrará para la Diócesis albacetense en la tarde de hoy con el Envío Diocesano que el obispo, Ángel Fernández, llevará a cabo en la Catedral de la capital

Imagen de archivo del festival misionero que tuvo lugar en la capital hace unos días, a su término. - Foto: Obispado

Podría ser un punto y final el que ponemos a este gran mes misionero, pero no estaríamos cumpliendo con uno de sus fines, el ser el pistoletazo de salida para encontrar nuestro ser misionero como ‘bautizados y enviados’. A lo largo de este mes, se ha palpado la misión, todos y cada uno de los días, a través de distintos ámbitos de nuestras vidas: Sacramentos, oración, diversión, solidaridad, formación, encuentros personales, testimonios...Es difícil hacer balance del resultado, de los frutos de este mes misionero, así tan rápido; pero, viendo la respuesta de la gente, los rostros de felicidad, la implicación de distintas delegaciones y colectivos..., han sido un regalazo! Este domingo celebramos la Eucaristía de envío de los agentes de pastoral, a nivel diocesano. Ahí es el comienzo de este punto y seguido de nuestra andadura misionera en los ámbitos de nuestras vidas. Ámbitos en los que se debe notar la alegría por nuestro encuentro con Jesucristo, ser testimonio palpable y contagiar, así, a las personas con las que compartimos nuestra vida. 
Hoy, a través de esta publicación, queremos aprovechar para dar gracias. Primero, a Dios, por enviarnos a su Hijo, a Él, por cuidarnos tanto ¡y salvarnos!, y al Espíritu Santo, por enviarnos su soplo durante la preparación y desarrollo del mes misionero extraordinario. Gracias al Papa Francisco por convocar este gran mes, así como a Obras Misionales Pontificias por darnos el sustento y la guía para trabajar de forma extraordinaria el mes de octubre. Gracias, también, a toda la Diócesis de Albacete, en especial a nuestro obispo, Angel Fernández,   y a todo el presbiterio, que, de una forma u otra, se han ‘subido al carro’ de la misión durante este mes. Gracias a los miembros de la Comisión Diocesana del MME, así como a todas las delegaciones y colectivos implicados, desde las Carmelitas el día 1, hasta el festival misionero del pasado domingo, con tantos grupos diocesanos y la Voz del Desierto, que de forma altruista dieron lo mejor de sí por los misioneros de Albacete.  Gracias a todos vosotros, fieles, familias, colegios, niños, jóvenes, adultos..., que habéis dicho que ‘sí’ y que os habéis acercado a conocer o descubrir vuestro ser ‘extraordinario’ como elegidos del Señor, teniendo como ejemplo a esos 50 valientes misioneros de nuestra Diócesis.

 

(Más información en edición impresa)