Lúdico activismo

ANA MARTÍNEZ
-
Imagen de la zona de acampada de la Venta de Contreras, ubicado en plena Hoces del río Cabriel. - Foto: V.C.

Por primera vez, Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha ha organizado en agosto un campamento rural para que adolescentes entre 12 y 16 años se involucren en temas de ecologismo social

No hay mejor fórmula que la educación en valores desde la infancia para tener posturas más críticas y libres en la edad adulta. Conscientes de la necesidad de crear cantera y transmitir esos valores que, en ocasiones, son denostados y denigrados por intereses espurios, mercantilistas y capitalistas, Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha ha decidido, por primera vez, divulgar y enseñar las claves del ecologismo social entre los adolescentes de la región, a quienes la asociación conservacionista quiere explicar «quiénes somos, qué hacemos y cuál es nuestra forma de pensar».
Ascensión Navalón es miembro de Ecologistas en Acción de Albacete y La Manchuela (Accem) y, en coordinación con la asociación de Cuenca, se está encargando de organizar el primer campamento ecologista para despertar el activismo ambiental entre los más jóvenes, que tendrá lugar del 1 al 7 de agosto en Venta de Contreras, un complejo rural ubicado en Minglanilla, en plenas Hoces del río Cabriel.
Aun con escasa financiación, el proyecto fue presentado a una línea de subvenciones autonómicas con cargo al IRPF, lo que permitirá que esa semana de campamento, con pensión completa y alojamiento, no supere los 150 euros por participante, que se rebajará a los 100 si alguno de sus familiares es socio de Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha.
Con este nuevo campamento, la entidad cumple su propósito de organizar algún tipo de acción o conjunto de actividades para adolescentes, al detectar que «no tenemos cantera», también porque «nuestras actuaciones no van generalmente enfocadas a los jóvenes, a pesar de que siempre queremos transmitirles los valores del activismo ambiental y nuestra forma de pensar», explica Ascensión Navalón.
En esta primera experiencia, el campamento está dirigido a niños y niñas de entre 12 y 16 años, una edad que también permite a Ecologistas ir formando a nuevos monitores para que en años venideros, este mismo campamento pueda enfocarse a participantes con menos años.