El pacto entre Page y Cs se hace más fuerte en las Cortes

C.S.Rubio
-

La formación naranja ha conseguido sacar por unanimidad una resolucion instando al consenso en torno a asuntos clave como los presupuestos o la ley de despoblación

El pacto entre Page y Cs se hace más fuerte en las Cortes - Foto: Yolanda Lancha

Más allá de las resoluciones votadas este jueves en la  clausura del Debate sobre el Estado de la Región, esta cita anual en las Cortes ha dejado claro dos cosas: que el pacto entre García-Page y Ciudadanos para la reconstrucción regional progresa adecuadamente, y que el PP sigue enrocado en mantenerse aislado de este acuerdo, ratificado en junio y enfocado en sacar adelante medidas sanitarias y económicas anticovid.  
Y es que, este Debate Sobre el Estado de la Región es en cierto modo el inicio oficial del curso político y, de un tiempo a esta parte, también un termómetro para medir la relación entre los diferentes grupos parlamentarios y, con ello, la buena salud de los pactos presentes y futuros. Se vio en la pasada legislatura entre Podemos y PSOE, y se está viendo en esta. A pesar de que la mayoría absoluta de Page no necesita a priori de acuerdos, se está haciendo un esfuerzo de entendimiento con Ciudadanos, quien,  por otra parte, se está mostrando más leal  a lo pactado (y proactivo por pactar) de lo que fue nunca la formación morada.
Precisamente ha sido Ciudadanos el que ha llevado al debate la necesidad de consenso. Su portavoz en las Cortes, Carmen Picazo, ha arrancado su intervención haciendo una defensa encendida de la necesidad de pactar. En concreto, de pactar los presupuestos regionales de 2021, el destino de los fondos de Plan Europeo de Recuperación ‘Next Generation’, y dos importantes leyes que están ahora sobre la mesa: la ley ‘antiocupa’ y la de la lucha contra la despoblación.
Una propuesta de alcanzar consensos que, si bien ha arrancado la unanimidad de los grupos en la votación, no ha conseguido su fin último, ya ni el PP y ni el PSOE han acercado postura alguna en este debate y, lo que es más importante, tampoco  parece que vayan a acercarlas dentro de ninguna mesa de negociación en el medio plazo.
Durante su invención, el PP ha ratificado este ‘no’. Un ‘no’ que su portavoz parlamentaria, Lola Merino, ha argumentado en su rechazo total a la gestión de García-Page de la pandemia, así como de «sus formas y su actitud, más propias de la barra de un bar».
A su juicio, el discurso del presidente  «defraudó», «¿dónde están sus propuestas para salvarnos y ganarle la guerra al virus». Por no hablar de la «orejiza» que, según Merino, tiene el presidente al líder ‘popular’, Paco Núñez.
En este sentido, los de Núñez lo tienen claro, «cuanto más nos critican, más cuenta nos damos de que estamos acertando y vamos a seguir haciéndolo bien, no nos van a doblegar, no van a poder con nosotros». O lo que es lo mismo, no habrá foto de PP sentado en la mesa del pacto por la recuperación, al que han vuelto a calificar de inútil y vacío de contenido.
Desde el PSOE, Fernando Mora  ha lamentado la «radicalidad» en la que ha caído el PP regional. «Después de oírles, ya entiendo el motivo por el que Vox no está en esta Cámara», ha lamentado.
Una actitud del PP, con «ataques personales incluidos», que no es entendible, a juicio de Mora.  «Tengo que decirlo alto y claro, si esta es su forma de hacer política, sinceramente, váyanse a su casa». 

«En política hay que tener, al menos, tres actitudes que deben primar sobre los intereses de partido y que son el respeto a la legalidad constitucional, la responsabilidad política y el interés general por encima de los intereses particulares o partidistas», ha concluido el veterano socialista. Tres premisas que, en su opinión, el PP no cumple ni de lejos.
Por no haber no hubo acuerdo ni en defender a la Constitución y la Monarquía, cuestiones que los tres grupos dicen apoyar y que tanto PSOE como PP han llevado en sus propuestas de resolución.
Así las cosas, el PP se ha abstenido en la votación de la resolución  presentada por el PSOE y los socialistas votaron en contra de la presentada por los populares, por entender, como ha explicado Mora, que el texto esta plagado de «pullas» contra su formación.
Lo cierto es que los ‘populares’ no han desaprovechado  la ocasión para, en relación a este tema, recordar al PSOE su pacto con los «comunistas, bolivarianos, independentistas y pro etarras» en Madrid. Algo que ha sido duramente criticado por el PSOE y que el propio Mora ha ilustrado con una imagen: y es que, «¿alguien se imagina a García-Page con boina y metralleta?».
Finalmente, la mayoría socialista ha sacado adelante todas sus propuestas de resolución, buena parte de ellas con el apoyo de Ciudadanos, mientras que los naranjas han conseguido ver aprobadas 4 de las 7 presentadas, dos de ellas por consenso (una instando a un cambio del modelo asistencial a mayores y la ya citada de necesidad de consensos políticos). El PP, por su parte, no ha visto salir adelante ninguna de sus resoluciones, si bien Ciudadanos le ha dado su apoyo en todas ellas.