Adjudican la dirección de obra para reparar el derrumbe

A.G
-
Vista parcial de los daños provocados por el desprendimiento de 2016. - Foto: Arturo Pérez

El Ayuntamiento alcalaeño contrató por más de 80.000 euros los servicios de supervisión y coordinación de seguridad y salud de los proyectos, que comenzarán a ejecutarse este verano

La mesa de contratación del Ayuntamiento de Alcalá del Júcar acordó recientemente la adjudicación de dos contratos necesarios para llevar a cabo la recuperación de la zona afectada por el derrumbe de diciembre de 2016. Se trata, en concreto, de la prestación de los servicios de dirección de obra, dirección de ejecución y coordinación de seguridad y salud en los trabajos que se realizarán durante los próximos meses: reposición y mejora de infraestructuras, elementos y medidas de protección y rehabilitación del barrio afectado (incluyendo la retirada de la gran roca que aún sigue en la calle Molino). 
El importe de la adjudicación de los contratos municipales suma algo más de 80.000 euros (41.130 para el de rehabilitación y 38.897 para el de medidas de seguridad), de acuerdo a la documentación publicada en la Plataforma de Contratación del Sector Público.
El Consistorio cumple así con el plazo para la adjudicación, establecido en la convocatoria estatal de ayudas a la que pudo acogerse, merced a un decreto de subvenciones para paliar los daños causados por temporales. También lo hace con la parte administrativa que se le asignó en el convenio a tres bandas (Junta de Comunidades, Diputación de Albacete y Ayuntamiento) para financiar el coste del 50% de las obras, en el que quedó además establecido que la institución provincial encomendará a la sociedad pública Tragsa la realización de los trabajos.
Cabe recordar que los proyectos tienen un coste aproximado de algo más de 2,8 millones de euros, de los que la Administración General del Estado cubrirá el 50%. Para la mitad restante, el acuerdo  fijó que la Administración autonómica aportase 718.000 euros, la provincial unos 500.000 y la local algo más de 200.000. Con ese objetivo, las tres dieron en los últimos meses los pasos administrativos necesarios para habilitar esos fondos en sus presupuestos anuales.
La previsión, según se explicó a La Tribuna, es que las obras comiencen en el tramo inicial del verano, una vez formalizados los contratos y realizadas otras tareas previas. Su plazo de ejecución aproximado es de 13 meses, con lo que terminarían avanzado 2020.
Los trabajos en las medidas de seguridad incluirán las obras de retirada de los restos del desprendimiento y la reconstrucción y mejora del complejo de muros de la ladera, para evitar que haya nuevos derrumbes. En esa zona se proyecta la instalación de una red de cables y alambre anclada, además del saneo del talud y el relleno con hormigón de cuevas que pueden afectar la estabilidad de la ladera.
Por otra parte, los trabajos de rehabilitación del barrio del Ceñajo incluirán el desescombro y la retirada de los residuos que quedan en el casco urbano (tarea complicada, dada la morfología del terreno y el difícil acceso de algunas calles), la ejecución de ocho muros dañados por el derrumbe y la reposición de viales, saneamientos, acometidas de agua y otros servicios afectados.

(Más información en edición impresa)