Romanticismo con trampa

Juana Samanes
-

Romanticismo con trampa

A primera vista, El secreto: Atrévete a soñar parece una historia romántica, sobre segundas oportunidades en el amor. Pero detrás de este filme hay toda una estrategia para vender unas polémicas teorías sobre la forma de afrontar la vida, pergeñadas por  Rhonda Byrne, cuyo libro El secreto se convirtió en un best seller a comienzos del siglo XXI.
Miranda Wells es una joven viuda que intenta, con muchas dificultades, sacar adelante a sus tres hijos. Desde hace un par de años mantiene una relación con su jefe, dueño de un restaurante, un buen tipo muy enamorado de ella. Pero un día, coincidiendo con una poderosa tormenta, aparece en su puerta un hombre tan atractivo como misterioso que oculta un secreto que podría cambiarlo todo. 
El desarrollo de este drama no difiere de otros que hablan de madres coraje, de una mujer que necesita ayuda de forma urgente, y a quien se le presenta una oportunidad maravillosa. Un largometraje donde se cuida mucho la fotografía y que se desliza sin demasiadas sorpresas porque tiene como director a Andy Tennant, a quien debemos películas románticas tan bonitas como Por siempre jamás o Ana y el rey.  Pero lo que cambia es el mensaje subliminal que encierran muchos de sus diálogos que pretenden difundir las ideas, algo pueriles, pero que pueden llegar a convertirse en peligrosas si alguien se las toma en serio. Estas pudieran resumirse en que la actitud mental  puede ser decisiva a la hora de cambiar la suerte de las personas en todo tipo de aspectos: desde económicos hasta de salud. Así, mediante una  ficción cinematográfica se plantean  las controvertidas ideas de su impulsora, Rhonda Byrne, quien en el 2006 estrenó una película documental, The secret, y  un libro del mismo nombre, donde argumentaba sus ideas presentando  a personas de esta sabiduría especial a quienes presuntamente les había cambiado la vida.
Para narrar esto de una forma atractiva en pantalla recurrieron a  la escritora Bekah Brunstetter y al propio Tennant quienes lo plasmaron en la historia de una agradable familia que luchaba para llegar a fin de mes y que encontraba la alegría después de la pérdida. 
Aunque los adeptos a El secreto son raritos, sin ser una secta, lo que es llamativo es que la actriz Katie Holmes haya querido formar parte del reparto de una película de estas características cuando quedó tan quemada  tras su paso por la Cienciología por su matrimonio con su exmarido Tom Cruise. Es cierto que Katie, que es una excelente actriz  como demuestra en esta cinta, no ha tenido demasiado suerte en su carrera profesional,  rueda menos de lo que ella querría y trabaja en películas que pasan sin pena ni gloria. Tanto es así que su papel más recordado es el de Batman begins, y desde entonces han pasado 15 años. Ella ha justificado su participación en este filme porque «aporta esperanza».