Sánchez se compromete a luchar contra la corrupción

AGENCIAS
-

El presidente critica el uso de policías en el espionaje político a Iglesias, al tiempo que insta a sumar fuerzas en torno al PSOE para hacer frente a las tres derechas

Sánchez se compromete a luchar contra la corrupción - Foto: Ismael Herrero

Hace más de 10 meses que presentó la moción de censura que acabó con el Ejecutivo de Mariano Rajoy y le aupó a La Moncloa. Y las razones que le llevaron a presentarla volverán a ser sus compromisos de cara a la campaña electoral que está a punto de comenzar. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, incidió ayer en que la enmienda contra su antecesor buscó ofrecer «una salida política» a la situación que se generó tras la sentencia del Supremo por el caso Gürtel, y remarcó que «este Gobierno va a luchar contra la corrupción y por la regeneración democrática».
El líder socialista se pronunció así al criticar que se haya utilizado «un grupo de policías corruptos» para «espiar a adversarios políticos», afeando así la investigación bajo cuerda de la que fue víctima el máximo responsable de Podemos, Pablo Iglesias.
Asimismo, reiteró que la moción de censura es un artículo recogido en la Constitución y, por ello, lamentó que se le haya tachado de «presidente ilegítimo» o de «golpista» a lo largo de su mandato, si bien consideró que hay partidos que «no tienen un problema sobre cómo gobierna el PSOE, sino que su problema es que gobierna el PSOE».
Precisamente, para hacer frente a sus detractores, Sánchez pidió «la suma de todas las fuerzas y voluntades» alrededor de su formación, que, a su juicio, puede aunar «más que las tres derechas» y que «puede garantizar la estabilidad del país», evitando que esas fuerzas políticas -PP, Ciudadanos y Vox- «roben la España del futuro».
Según expresó, lo ocurrido en Andalucía -donde los populares gobiernan gracias a Cs y Vox- representa «un peligro real», por lo que deseó que los ciudadanos vean al PSOE «como esperanza y como palanca de futuro», incluso aquellos que nunca han votado a los socialistas. 
A su juicio, la «ultraderecha nunca va ser la primera fuerza política», por lo que no le preocupa en exceso que haya parlamentarios de esta opción, sino cómo los otros dos están «radicalizando» sus discursos -en referencia a PP y Ciudadanos-.