Unos 350 vehículos protestan contra la Ley Celaá

Josechu Guillamón
-

La Marcha en automóvil por la libertad de enseñanza congrega a multitud de albacetenses en defensa de la educación concertada y la educación especial

Casi un centenar de vehículos participan en la protesta contra la 'Ley Celaá'. - Foto: J.G.

GALERÍA

Protesta contra la Ley Celaá

Alrededor de 350 vehículos han participado esta mañana en la denominada Marcha en automóvil por la libertad de enseñanza y en contra de la 'Ley Celaá', que se desarrolló entre las 11 y las 13 horas por las calles de la ciudad.

La palabra más repetida entre los participantes en la protesta, que portaban banderas naranjas, era libertad, como comentaba la representante de Más plurales, plataforma integrada por las asociaciones de padres de familia CONCAPA, los sindicatos FSIE y FEUSO y las organizaciones de titulares y patronales Escuelas Católicas y CECE, Rosa Castro-Girona. "Es necesaria esta manifestación para que la ministra Celaá se dé cuenta que no estamos de acuerdo con esta Ley, con este intento de robo de nuestros hijos, con el intento de robo de la libertad. Nuestros hijos son nuestros y queremos poder elegir donde se estudia y las asignaturas que queremos, que no me cambien la religión por el recreo, que los profesores tengan garantías, que estemos unidos y que defendamos la libertad. La libertad de poder elegir y la libertad de educación".

Por su parte, el también miembro de Más plurales y secretario provincial del sindicato FSIE, Francisco José Jiménez Parra, defendía los intereses de la escuela concertada. "Es una Ley que fundamentalmente lo que pretende es limitar el acceso a los centros concertados. Entendemos que la pública y la concertada son complementarias, pero el objetivo fundamental que se nos está planteando con esta Ley que quedemos de forma subsidiaria, cuando realmente hacemos el mismo trabajo, por el mismo dinero".

A la protesta también acudieron representantes de partidos políticos como Ciudadanos, PP y Vox, que también consideran que la Ley atenta contra la libertad de los padres a decidir donde quieren que estudien sus hijos.