La gota fría no frenó el auge del turismo rural albacetense

A.G
-

Los establecimientos de la provincia registraron casi 13.200 pernoctaciones en septiembre, con un aumento interanual del 15% que los mantiene como los más visitados de la región

Imagen de archivo de un establecimiento de turismo rural. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Las desfavorables condiciones meteorológicas, con el paso de una DANA o gota fría, en el segundo fin de semana de la Feria de Albacete, hicieron mella en el sector turístico, con más de una cancelación de última hora por las malas previsiones o las afecciones en vías de comunicación. Así lo explicaron en su día las asociaciones profesionales, pero ese fenómeno no consiguió frenar la tendencia de crecimiento de los alojamientos rurales de la provincia, que registraron un nuevo mes de auge en sus cifras.
Así se recoge en la encuesta de ocupación en alojamientos de turismo rural, publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El informe cifra en 13.194 las pernoctaciones realizadas en septiembre en establecimientos de Albacete, 1.719 más que en el mismo periodo de 2018, lo que supone un incremento interanual de casi el 15% y el mejor registro del sector albacetense para el noveno mes del año desde que el INE publica datos específicos.
Resulta especialmente significativo que ese incremento de las estancias se produce sin que aumentase el número de viajeros. De hecho, los 5.607 turistas registrados en alojamientos rurales son cinco menos de los que visitaron la provincia en septiembre de 2018. Lo que sí creció fue la estancia media, que fue de 2,35 días, cuando el año anterior apenas había rebasado las dos noches.
Con ello, Albacete se mantiene otro mes como la provincia de Castilla-La Mancha con más pernoctaciones en sus alojamientos rurales. Por detrás se situaron Toledo (12.097 estancias), Cuenca (11.225), Guadalajara (8.847) y Ciudad Real (6.416). En ese listado de estancias totales, la provincia albacetense fue la decimosexta del país. Por comunidades autónomas, las Islas Baleares fueron el destino preferido, con 185.792 pernoctaciones. Castilla-La Mancha ocupa el séptimo lugar, por detrás también de Castilla y León, Asturias, Cataluña, Andalucía y Cantabria. 

(Más información en edición impresa)