Móvil, una dependencia insalubre

Ana Martínez
-

Optometristas, fisioterapeutas y psicólogos advierten del incremento de miopías, lesiones musculares y trastornos del comportamiento que provoca el abuso de dispositivos tecnológicos en niños y adolescentes

Cada vez hay más niños miopes por culpa del esfuerzo visual de cerca que ejercitan con pantallas. - Foto: José Miguel Esparcia

Hay estudios que hablan de «letalidad» en la relación móvil-niño e investigaciones que no aconsejan las nuevas tecnologías en menores de dos años. Cual David contra Goliat. En Castilla-La Mancha, según el INE, el 75% de sus casi 700.000 hogares cuentan con ordenador, un 50% tienen tablet y el 97% al menos un dispositivo de telefonía móvil. Imparable. Incluso hay expertos que señalan que negarle a los niños y adolescentes un móvil puede aislarlos de la realidad social que les rodea.
La era de la tecnología se encuentra en plena expansión y ha llegado para quedarse. El problema es que, previamente, no ha habido una formación en su uso y esta educación preventiva está ocasionando numerosos efectos sobre la salud de las personas, especialmente de niños y adolescentes, todas ellas asociadas al uso abusivo y la alta dependencia a estos aparatos tecnológicos, preferentemente a los móviles.
Uno de los efectos nocivos que está provocando estar mirando el móvil en exceso está relacionado con la salud visual. «En una década, el 70% de la población española de entre 25 y 35 años será miope», advierte Francisco de las Heras, optometrista en Luis Díez Ópticos. Una miopía provocada por el esfuerzo visual de cerca que realizan niños, adolescentes y jóvenes durante todo el día, fundamentalmente por su enganche a ordenadores, móviles y tablets, pero también cuando escriben y estudian y se acercan demasiado a los cuadernos y libros. «Cada vez hay más niños miopes por culpa del esfuerzo visual de cerca que ejercitan tanto con pantallas como a la hora de hacer deberes», explica Francisco de las Heras.
Demostrado queda que la radiación que emite cualquier tipo de pantalla provocará, a corto plazo, signos de fatiga visual, dolores de cabeza y visión borrosa y, a largo plazo, anticipa cataratas y daños en la retina.
Prevenir antes que curar. Es el consejo del optometrista de Luis Díez Ópticos, que habla de la importancia de llevar una correcta higiene visual, empezando por una buena postura que evite acercarse mucho al móvil o a los textos y procurar mantener una lógica inclinación de la pantalla respecto al cuello: «Solo se trata de aplicar el sentido común», subraya.
Otra recomendación importante es acercar a los niños una vez al año al optometrista para que cualquier tipo de problema visual se detecte a tiempo e instalar filtros en las pantallas, una práctica poco habitual en los hogares que causa que el 80% de las gafas infantiles que realizan desde Luis Díez Ópticos ya lleven incorporados estos filtros.
(Más información en la edición impres)