Las precipitaciones no llegaron al 25% de lo normal en junio

La Tribuna
-

El pasado junio ha sido el tercer mes de junio más seco desde 2000 y el séptimo desde 1965, y en zonas como Castilla-La Mancha no han llegado a alcanzar ni el 25% del valor normal, y ha batido récords de temperatura durante la ola de calor pasada.

Castilla-La Mancha ha batido récords de temperatura durante la ola de calor que tuvo lugar la última semana. - Foto: Yolanda Redondo

El pasado junio ha sido el tercer mes de junio más seco desde 2000 y el séptimo desde 1965, y en zonas como Castilla-La Mancha no han llegado a alcanzar ni el 25 por ciento del valor normal, y ha batido récords de temperatura durante la ola de calor que tuvo lugar la última semana.
Según el balance mensual de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), junio fue en su conjunto muy seco, con una precipitación media de 18 litros por metro cuadrado -el 58 % de lo normal del mes- y solo en el norte y sur de Galicia, este y sur de Asturias, oeste de Castilla y León, Pirineo occidental y parte de Canarias las lluvias superaron el valor normal.
Por el contrario, la precipitación ha sido escasa y no ha llegado a alcanzar ni el 25 % del valor normal en toda la mitad sur peninsular y Baleares, en zonas al sur de Castilla y León, oeste del País Vasco, sur de Cataluña y Aragón, Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y al sur de Canarias.
Respecto a las temperaturas, Meteorología destaca que ha sido un mes de contrastes térmicos y también un mes cálido, con un valor medio de 21,4 grados, es decir, 0,3 grados por encima de la media. 
Las máximas diarias se situaron en promedio 0,9 grados por encima de lo normal y las mínimas 0,4 grados por debajo del valor normal, dando como resultado una oscilación térmica diaria de 1,3 grados mayor que la normal para el mes.
Las anomalías más destacadas se marcaron en la mitad sur de Galicia, en puntos del noroeste de Castilla y León y en Extremadura con valores próximos a menos 2 grados, mientras que el extremo opuesto lo encontramos en zonas puntuales del noreste y del sureste del país con anomalías cercanas a 2 grados.
Junio también ha sido un mes de contrastes térmicos, un ejemplo lo constituye Teruel, ciudad que batió récords opuestos al registrar la mínima más alta (19 grados) y la mínima más baja (0,7 grados) de un mes de junio.
Las temperaturas más elevadas se registraron durante la ola de calor y en 29 estaciones principales la máxima alcanzada resultó ser la más alta de la serie de temperaturas de junio: en Girona, Lleida, Madrid, Navacerrada y Torrejón de Ardoz se dió la temperatura más alta de la estación desde que hay datos.
En otras 10 estaciones principales se superó el anterior valor de mínima más alta de junio, y en dos de ellas, Segovia y Ávila, la mínima registrada el 29 de junio (23,3 grados y 21,4 grados respectivamente) fue la más alta medida desde que ambas estaciones empezaron a funcionar.