La puesta de largo de la Fábrica de Paños

inmaculada lópez
-

Tras culminar lasobras de restauracióny antes deconvertirse en uncomplejo hostelero, el emblemáticoedificio se mostraráal público el día 24en una jornada depuertas abiertas

La puesta de largo de la Fábrica de Paños - Foto: Javier Pozo

inmaculada lópez / brihuega
El patrimonio histórico artístico de la provincia está de enhorabuena y, de manera particular, el de Brihuega. Tras dos largos años de obras, la Real Fábrica de Paños, uno de los complejos industriales más singulares de toda Europa, abrirá sus puertas al público para el disfrute de vecinos y visitantes antes de iniciarse los trámites que la convertirán en un gran establecimiento hostelero. En concreto, la puesta de largo de este bello edificio del siglo XVIIItendrá lugar el domingo 24 de noviembre, fecha en la que el Ayuntamiento de la localidad ha organizado una jornada de puertas abiertas con el fin de hacer partícipe a la ciudadanía de la importante intervención llevada a cabo en el inmueble. A las 13,00 horas, en el salón de actos municipal, el alcalde, Luis Viejo, y el arquitecto responsable de la redacción del proyecto y de la supervisión de los trabajos, Juan de Dios de la Hoz, explicarán en qué ha consistido la segunda fase de rehabilitación de esta antigua factoría, en estos momentos, a punto de finalizar.
«en ruinas». Hay que recordar que fue en febrero de 2017 cuando el Ayuntamiento de Brihuega se hizo con la propiedad la Real Fábrica de Paños por un importe de 132.100 euros. «Como ayuntamiento y por ser un Bien de Interés Cultural, pedimos el derecho de tanteo a la Junta y se nos concedió. Hubo un particular interesado, pero igualamos la oferta y nos quedamos con el edificio. Fue una operación brillante desde ese punto de vista», considera el primer edil. Hasta entonces, el inmueble había pertenecido a Rayet, empresa que lo compró años atrás con el propósito de transformarlo en una hospedería. Sin embargo, la llegada de la crisis económica y la entrada en concurso de acreedores de esta conocida promotora alcarreña echó por tierra este ambicioso proyecto, llevando el edificio al olvido y a la ruina. «En aquellos momentos, el edificio estaba en estado ruinoso y en peligro de derrumbe. De hecho, ya se habían caído algunas partes del tejado», confirma Luis Viejo.
Poco después de su adquisición, el Ayuntamiento de Brihuega se ponía manos a la obra e iniciaba una primera intervención, que se prolongaría hasta noviembre de 2018, consistente en la restauración de las cubiertas. Para ello invirtió cerca de un millón de euros, de los que 200.000 fueron sufragados con fondos de Fadeta. «Las mayores dificultades derivaron de nuestra intención de utilizar preferentemente materiales y las técnicas tradicionales, fundamentalmente madera, cal y piedra. Sin duda, la parte más llamativa se corresponde con la madera, pues hemos intentado aprovechar al máximo las extraordinarias vigas que conservaba la fábrica. De hecho, fueron poquísimas las que se consideraron irrecuperables por la humedad o la carcoma o termitas. El método de trabajo fue inspeccionar los pilares y vigas de madera una a una (hay casi 1.500)  y retirar mediante azuela la zona o zonas que estuviesen podridas. Para poder entenderlo, es como si se realizara un trasplante en el que se retira la parte afectada por la humedad o los insectos y se le coloca una prótesis», explica Juan de Dios de la Hoz.  
Entretanto, el Consistorio briocense ponía en marcha un nuevo proyecto con el propósito de arreglar la planta baja del edificio y hacerlo visitable que es, precisamente, la actuación que se iniciaba a principios de este año y que culminará en los próximos días. De los más de 500.000 euros de inversión que ha supuesto esta segunda fase, el 70 por ciento –380.100 euros– han sido aportados por el Ministerio de Fomento con cargo al 1,5% Cultural. La cantidad restante ha salido de las arcas municipales. «Somos el único municipio de España que, por segunda vez en tres años, consigue una subvención del 1,5% Cultural, ya que la rehabilitación del Castillo de la Peña Bermeja también contó este apoyo estatal», recuerda el alcalde.
uso hostelero. Lo cierto es que la Real Fábrica de Paños ha pasado del olvido al interés y de la ruina al esplendor en poco más dos años. Al margen de su preciosos jardines románticos, que fueron adecentados antes de la rehabilitación del propio edificio para facilitar su visita, esta joya patrimonial hoy luce resplandeciente. «La planta inferior se encuentra totalmente limpia, incluyendo sus solados, las pilastras completas, las vigas de madera del forjado superior, ventanas, etc. Es muy significativo acceder y contemplar todos los restos arqueológicos que se encontraban tapados, ocultos por montañas de escombros y para los que ha sido necesario excavar aproximadamente un metro de altura, hasta alcanzar los suelos originales. Esto ha significado dos cosas importantísimas: la primera es que la planta baja del edificio tiene su altura original y ahora se ven las pilastras completas con sus basas, los umbrales de las puertas, los antepechos de las ventanas, etc. La segunda es que bajo esos rellenos de escombros han aparecido algunos restos de solados y tabiques originales, incluso algunas tinajas que se utilizaban para el agua o el aceite», detalla el arquitecto responsable de la remodelación.
Una vez superado este proceso, el siguiente paso será sacar a concurso la concesión administrativa del edificio para su conversión en restaurante y hotel-spa con 75 habitaciones. «Estamos ultimando la redacción de los pliegos de condiciones y las cláusulas técnicas», anuncia el alcalde briocense, quien calcula que la adjudicación del proyecto podría realizarse a principios de 2020. «Sabemos que hay varias empresas interesadas», anuncia.
En concreto, la adjudicataria tendrá que terminar de restaurar el edificio –primera planta, accesos y fachada– y adaptarlo por completo a su uso hostelero. «Muchos de los edificios del pasado se están reconvirtiendo hacia instalaciones de tipo turístico porque son, sin duda, la forma más adecuada de compatibilizarlos con el presente. La limitación estriba siempre en que se respete el edificio en su integridad y que los nuevos usos no lo alteren, enmascaren o deterioren», advierte Juan de Dios de la Hoz. Este gran complejo hostelero podría crear 35 puestos de trabajo y suponer una inversión cercana a 12 millones de euros, con posibilidad de contar con el apoyo de diferentes líneas de subvenciones públicas. 
actos culturales. En cualquier caso y hasta que quede resuelta la adjudicación de este concurso público, el Ayuntamiento de Brihuega pondrá en marcha un programa de actividades culturales dirigidas a todos los públicos para dar contenido y vida al edificio.  
Tras la celebración de la citada jornada de puertas abiertas, el siguiente acto que acogerá esta valioso tesoro patrimonial será la entrega del VII Premio Internacional de Periodismo Manu Leguineche a José Antonio Guardiola, director de En Portada, de TVE. «Para ese acto tan especial se van a usar distintos espacios del edificio, ya tenemos todo pensado», declara Viejo. Posteriormente, el Consistorio tiene previsto celebrar varias presentaciones de libros, conferencias y conciertos. Además, la entrada a este monumento se incluirá en el circuito de visitas guiadas que ofrece la Oficina Municipal de Turismo. El objetivo está claro: «Queremos que la gente sienta el edificio como suyo», concluye Luis Viejo.