Adiós a la cúpula de Zorita

Belén Monge Ranz
-

La primera pieza de la 'media naranja' está retirada y el desmantelamiento de la central nuclear concluirá en 2020. El coste total del desmantelamiento se cuantifica en unos 160 millones de euros

Adiós a la cúpula de Zorita - Foto: Javier Pozo

Antes de Navidad, la singular fisonomía externa que todavía se percibe de la nuclear  de Zorita, en Guadalajara, a medida que uno se acerca al entorno de Almonacid nada tendrá que ver con lo que fue. La cúpula de color naranja rojizo -conocida en la zona como la media naranja- que se divisa desde varios kilómetros de distancia toca a su fin en un plazo aproximado de cuarenta días. Este jueves se retiraba la primera de las 330 piezas en las que se va a ser segmentar esta estructura de acero del edificio de contención de algo más de 225 toneladas del peso y un diámetro que supera los 31 metros y el proceso no parará hasta su desaparición. La empresa pública Enresa, encargada del desmantelamiento de esta instalación atómica  -la más antigua de España- desde que se acordara su cierre ha ejecutado ya el 89 por ciento de las tareas y la intención es que para el 2020 esté todo concluido tal y como explicaba en la propia instalación a los periodistas el responsable del mismo, Manuel Ondaro.
Para el vistoso desmontaje de la primera pieza de esta estructura de acero, de algo más de 5 toneladas de peso, se han empleado dos grúas de gran tonelaje, se han reforzado las medidas de seguridad y formado al personal de la instalación. La retirada de la cúpula se está ejecutando en sentido inverso a las agujas del reloj, comparándolo el director del desmantelamiento con el proceso que se sigue para pelar una naranja. Y es que, según Ondaro, todo se ha realizado tras quedar descontaminada la chapa o casquete, «que ha estado en todo momento sujeta por la grúa», matizaba. Un hito que raramente podrá repetirse bajo las mismas premias.
Desde que Enresa asumió temporalmente la titularidad de la planta en el año 2010 hasta septiembre de 2019 se han generado aproximadamente 29.000 toneladas de materiales entre elementos radiactivos y convencionales. De esta cantidad, 7.000 toneladas son material convencional, 14.200 de material desclasificado, 5.500 de residuos de muy baja actividad y 2.300 de media y baja actividad. En cuanto a los de alta actividad, se encuentran ya en los contenedores del Almacén Temporal Individualizado (ATI) cerca de 175 toneladas de residuos radiactivos. En total, se van a gestionar en este proceso de desmantelamiento 104.000 toneladas de material.  
Desde el inicio del desmantelamiento de la planta trabajan en la planta del orden de unas 250 personas de media anual, todas ellas formadas específicamente para realizar las tareas requeridas, sin que hasta el momento se haya registrado ningún accidente laboral reseñable.
La planta ‘José Cabrera’ es la primera en España que se desmantela de manera completa. Las técnicas y metodologías de corte y gestión de residuos radiactivos aplicadas por Enresa son una fuente de experiencia y conocimiento muy útil para la comunidad internacional. De hecho, han visitado la instalación para conocer como se está llevando a cabo este proceso de desmantelamiento «completo» países como Japón, Corea del Sur, Argentina, Estados Unidos, Francia, Alemania y Bélgica, entre otros.
La planta de Zorita comenzó su operatividad en el año 1968. Ha estado en funcionamiento hasta abril de 2006. En el 2010 se inició su proceso de desmantelamiento cuyo coste se estima en 160 millones de euros, una que no se espera que varíe de forma sustancial.