Escaparate para los grandes artistas

A.D.
-

El Centro Cultural La Asunción acoge una muestra sobre la historia de la Sala Estudio, que se mantuvo abierta entre 1961 y 1996

Un momento de la inauguración. - Foto: Ví­ctor Fernández Molina

El Centro Cultural La Asunción acoge una gran exposición, enmarcada en la conmemoración del Año Lozano 1919-2019, que se podrá visitar hasta el 10 de diciembre.
Lozano y los artistas de la Sala Estudio, 1961-1996, recoge obra de los pintores, escultores y fotógrafos, amigos de José Antonio Lozano, que pasaron por este emblemático espacio de calle Carcelén número 6 de la capital. 
Como explica Rubí Sanz, directora del Museo de Albacete, «la galería Estudio no fue una galería para beneficio propio. Todos sabemos que Lozano no fue un hombre al que le moviese especialmente el dinero, sino un hombre tremendamente generoso. Él creó una galería, la Sala Estudio, no para él sino para la pintura. Él llenó así una de las grandes carencias que tuvo la ciudad de Albacete, prácticamente hasta la inauguración del Museo de Albacete». 
La exposición que se inauguró en La Asunción reúne la obra en cuatro períodos, 1961-1973, 1974, 1974-1980, 1981-1983, 1984-1989 y de ahí hasta su cierre, en 1996, con un apartado especial, Lozano retratado.
Godofredo Giménez comentó a La Tribuna de Albacete que «esta exposición es muy especial, única, porque normalmente se hacen exposiciones individuales, pero hacer una colectiva con esta amplitud, no es normal. Además es propiedad de Lozano, lo que implica que durante muchos años, él tuvo una gran influencia en la pintura y como coleccionista. Todos sabemos la gran calidad humana y artística que tenía y supo aglutinar un gran número de excelentes pintores, escultores y fotógrafos, como se puede ver en la exposición. No sólo está el grupo de Albacete, aquí hay obra de artistas de muchos rincones del país y me he llevado una grata sorpresa al verla en su conjunto, sorprendido cuando reconocí la obra de un gran amigo e intelectual, Xavier Pousa y ha ese nivel hasta 55 autores, como Benjamín Palencia o Luis Garay, por eso digo, es extraordinaria».
Destacó Godofredo Giménez que aunque la sala se llamaba Estudio, «no se trataba del estudio privado de José Antonio Lozano, si no que hacía exposiciones de grandes artistas, como Benjamín Palencia, que, por cierto, la primera vez que expuso en Albacete, lo hizo en la Sala Estudio, que se abrió no sólo a los artistas locales o provinciales, era a todo el que se asomaba por allí, diría».
La galería, desde su nacimiento, fue un auténtico catalizador de la cultura albacetense, particularmente de la pintura, escultura y fotografía, dando respuesta así a una necesidad que tenía la provincia. Godofredo Giménez apuntó que ese resumen de más de 30 años, incluye «obra de, su suegro, Luis Garay, hasta nuestros días, a su hijo Luis Lozano Garay».
Miguel Cano, otro de los amigos de José Antonio Lozano, que también participa en esta muestra, decía que «hemos hecho la exposición de una forma cronológica, de tal manera que empieza con obra de Lozano, Benjamín Palencia, Garay, así en bloques con la mayoría de los que pasaron por la Sala Estudio, con piezas magníficas, auténticas bellezas».
Uno de estos bloques, comentó Miguel Cano, el de 1974, está dedicado al grupo de artistas «que precisamente se gestó en la Sala Estudio, y que posteriormente expondrían con gran éxito en Madrid, en la Galería Serrano 19, con el nombre de Presencia actual de la pintura de Albacete, que son 10 artistas, entre los que estaba el propio José Antonio Lozano, todos, con un apartado o bloque específico».
 

(Más información en la edición impresa)