El batacazo alemán

SPC
-

La Mannschaft consuma el desastre de su renovación generacional al descender a la Liga B y deja a Joachim Löw cuestionado

«El fútbol es un juego sencillo. Veintidós hombres corren 90 minutos detrás de una pelota y al final siempre ganan los alemanes».  
La famosa frase del exinternacional inglés Gary Lineker quedó obsoleta en 2018, el ‘annus horribilis’ de la Mannschaft, que quedó sellado el pasado viernes por la noche con su descenso a la Segunda División de la nueva Liga de las Naciones. 
«Esto se suma al mal año que tuvimos. Quizás debamos tocar fondo para poder volver a subir», comentó ayer el mánager de la selección, Oliver Bierhoff, un día después del 2-0 de Holanda sobre Francia que certificó el descenso de Alemania. 
La denostada potencia del fútbol mundial vivió este año sus horas más aciagas. Acumuló seis derrotas, una cifra récord en 111 años de partidos internacionales. Y lo peor: por primera vez quedó eliminada de un Mundial en la fase de grupos, siendo además la campeona vigente y una de las grandes favoritas.