scorecardresearch

El gol: un don que marca la diferencia

Diego Izco
-

Lewandowski o Cristiano Ronaldo (33 y 36 años) convierten partidos 'normales' en algo especial. Ansu Fati (18) evitó un nuevo episodio ridículo del Barça... y al Madrid le salva que la 'VBC' está en racha

El astro portugués está siendo decisivo para que el United lidere el grupo F. - Foto: ALBERTO LINGRIA

Los grandes goleadores tienen un don especial. Podríamos resumirlo, de forma muy imprecisa, en que necesitan muy poco para generar mucho. Es cierto:cuando están inspirados son capaces de controlar un mechero lanzado desde la grada y clavarlo en la escuadra, metáfora tonta de que les entra todo. Lo de Cristiano Ronaldo en Bérgamo fue radical (de nuevo):el United hizo el ridículo y salió con un 2-2 porque el portugués viste de rojo. Es la única razón. Hizo el empate en el 91 como tumbó al Villarreal en el 95 o el 3-2 sobre el Atalanta en el 85:cinco puntos nacidos del don para el gol del 'muchacho' de 36 años. 
33 tiene ya Lewandowski, que le hizo tres al Benfica, suma ocho en cuatro partidos, es el tercer máximo goleador de la Champions (81) tras Cristiano y Messi, acumula 22 tantos en los 16 partidos de este curso... Y lo más sorprendente de la contienda es que no estaba en fuera de juego en el quinto: minuto 84, patadón de Neuer, toda la defensa portuguesa saliendo a la carrera y, de repente, el polaco recibe solo con varios metros de ventaja. Tiene que ser ilegal... Y no:se ha preocupado de correr con el último central y salir como una flecha ya con el partido sentenciado. Voraz e insaciable. Para marcar un gol hay que leerlo antes, saber qué va a suceder. Los genios son genios porque saben anticiparse. 

 

La 'VBC'

Le pusimos siglas a los tridentes, toca reconocerlo, porque ahorran espacio. Hoy por hoy el Real Madrid es la rebeldía de Vinícius, la inspiración inagotable de Benzema... y Courtois. No es sencillo ser portero de un equipo que no sabes a qué va a jugar esa tarde: puede dominar o ser dominado (tras el 0-5 de hace dos semanas, ¡el Shakhtar fue mejor!), puede estar concentrado o dormido, puede ser intenso o apático, etcétera. En la dualidad de este curso, ninguno de los tres falla:Benzema lleva este año 13 goles y siete asistencias; Vinícius, nueve tantos y cinco pases de gol. Lo demás parece accesorio. 
El Barça, por ejemplo, aplaudió los años maravillosos de la 'MSN' y ahora se agarra a la 'FMO', que sería algo como 'Fati, Memphis... y otro'. Ahí arriba han jugador este curso Dest, Agüero, Braithwaite, De Jong e incluso Jordi Alba. La recuperación de Dembélé, muy activo en Kiev, puede (o podía, ha caído lesionado) aportar cierta estabilidad a una línea con un grave problema goleador:dos tantos en cuatro partidos de Champions. ¿La sensación? De no ser por Ansu Fati, el Barça pudo jugar en Ucrania 10 horas y terminar a cero... 


Billetes

Cuatro equipos sacaron billete a octavos. Ninguno español. Atrás quedaron aquellos tiempos de dominio:toca sufrir. Como el Atlético en Liverpool, donde los 'reds' levantaron el pie del acelerador tras haber sentenciado en apenas un tercio del duelo. Más o menos, un 'KO' técnico en el cuarto asalto de los 12 programados. Los de Klopp, el Bayern de las goleadas (17 marcados, más de cuatro por partido), una Juventus a la que le está costando reverdecer laureles en casa pero aún 'pesa' en Europa... y el Ajax de Ten Hag. Una especie de genio del diseño industrial al que año tras año los gigantes le desmontan el equipo... y lo rearma desde las cenizas. Fue a visitar al Dortmund, el mejor local de Europa (seis jugados, seis ganados, 19 goles a favor y 8 en contra), y le hizo un 1-3 espectacular y merecido.