'Barcarola' colgó el cartel de 'no hay entradas' en su gala

A.D.
-
Foto de familia de los responsables de la revista ‘Barcarola’ con los premiados y autoridades. - Foto: A. Pérez

El acto de entrega de premios de la trigésima edición de sus galardones literarios de poesía y cuento contó con un brillante colofón musical a cargo del cantautor Amancio Prada

El salón de Plenos del antiguo Ayuntamiento, Museo Municipal, se quedó pequeño en la gala de la trigésima edición de los premios internacionales de poesía y cuento Barcarola, que recayeron en Dionisia García y Rubén Martín Díaz, en poesía (ex aequo) y en Roberto Ruiz de Huydobro, en la modalidad de cuento. Estos premios están patrocinados por el Ayuntamiento y la Diputación de Albacete, con la colaboración de la Fundación Caja Rural de Albacete Globalcaja. Además, fue una gala muy especial, con la presentación del libro El piano del pirómano, de Ángel Antonio Herrera, y una segunda espléndida parte, con un recital de Amancio Prada.
El concejal de Cultura, Manuel Serrano, en nombre de la Corporación, se encargó de dar la bienvenida a los presentes y mostró su satisfacción por el apoyo, a los largo de los últimos cuatro años, «a la revista Barcarola y al certamen de poesía y cuento cuyos galardones hacemos hoy entrega, con lo que hacemos realidad nuestro plan, desde que entramos en este Ayuntamiento, de mostrar nuestro apoyo a la cultura local, en este caso a la literatura, a Barcarola, cultura con mayúsculas».
Recordó Manuel Serrano el trabajo, codo con codo, con los responsables de la revista, «en un momento delicado y difícil» y no olvidó dar las gracias «a los que han conseguido este pequeño milagro y, por supuesto, a los premiados  y participantes, así como a los miembros del jurado, presentes y ausentes» y dio para terminar una efusiva bienvenida al cantautor Amancio Parada.
El acto que contó, entre otras autoridades, con la presencia del diputado de Cultura, Fermín Gómez, o el director  de la Fundación Caja Rural de Albacete Globalcaja, Francisco Martínez Ortuño, siguió con la intervención de los directores de Barcarola.
José Manuel Martínez Cano apuntaba que éste es un premio especial, la trigésima edición, y «eso es muy importante, 30 años ininterrumpidos de premio y luego, con una calidad tremenda, tanto los ganadores, como con el colofón, un cantautor y poeta como Amancio Prada».
Juan Bravo por su parte, anunció en el transcurso de la velada  la  incorporan al consejo de redacción de Barcarola de tres nuevos miembros, Ángel Antonio Herrera, Emilio Martínez, y Luis Mayo, «un apoyo importante».
No olvidaron los directores que como es habitual, lo más amargo de un concurso «pensar que muchos han quedado al borde y eso es una pena, hay que animar a todos y estimularlos».  
Un acto que continuó con la entrega de premios a Dionisia García, aunque el premio lo recogió en su nombre otro gran escritor de Fuente Álamo, Andrés García Cerdán, Rubén Martín Díaz, en poesía; así como a Roberto Ruiz de Huydobro, en cuento.
Rubén Martín apuntaba que en  su poemario Fracturas, «intento hacer una reflexión sobre la muerte  a través de unos sucesos poco agradecidos que he tenido».
Roberto Ruiz de Huydobro, decía que Alimañas, título de su obra  es un calificativo «que se puede aplicar  ciertas personas».
Ángel Antonio Herrera por su parte decía que El piano del pirómano obedece «a la voluntad que tenía a la hora de perpetrar este libro, para hacer una especie de métrica del desorden, del dolor o del tigre, un homenaje al lenguaje, porque creo en el poeta como incendiario y como también es un músico, de ahí  que se anuden piano y pirómano».
Para terminar, una brillante actuación de Amancio Prada, que escogió un ramillete de canciones sobre Leo Ferré, Agustín García Calvo, Carlos Mestre, Rosalía de Castro, Miguel Hernández y  también algún poema propio.