Devoción albacetense por la Virgen del Rocío

A.M.
-
Un momento del trayecto hacia el paraje de San Isidro, en La Gineta. - Foto: J.M.

La Asociación Cultural Andaluza celebró la romería con la imagen de la Blanca Paloma acompañada por caballos y algunas carretas.

No realizan el salto de la reja ni llegan a la aldea de Almonte, pero tienen la imagen en cerámica de la Virgen del Rocío y cada año recuerdan, con una romería, la devoción que se concentra sobre la Blanca Paloma el lunes siguiente al domingo de Pentecostés. Algunos de ellos andaluces que siente fervor por la Reina de las Marismas, pero que por distintos motivos vinieron a residir a Albacete, se encargan desde hace 17 años de organizar la romería en honor a la Virgen del Rocío, un trayecto de 15 kilómetros que realizan desde la Escuela de Equitación El Cairel hasta el paraje de San Isidro, en La Gineta.
Alrededor de 400 personas participaron ayer en esta romería, según Víctor Casero Moya, presidente de la Asociación Cultural Andaluza, organizadora de esta peregrinación en la que participaron jinetes a lomos de sus caballos, carretas y gente a pie.
Han sido numerosas las ocasiones que Víctor Casero ha asistido al salto de la reja, un momento que asegura «hay que vivir», porque por mucho que se quiera «no se puede explicar, hay que descubrirlo y saborearlo». Y porque echan de menos esta romería que discurre por el parque nacional de Doñana hasta llegar a la aldea onubense, es por lo que los andaluces residentes en Albacete y los albacetenses con raíces andaluzas quisieron hace 17 años recordar esta tradición. 
Ayer, tras el camino, se celebró una misa rociera con el coro Guadalquivir y con los grupos de baile de la Asociación Cultural Andaluza, que invitó a los asistentes a gazpacho andaluz y a disfrutar del buen día con música y buena compañía.