Doble riesgo cardiovascular

Raquel Santamarta (SPC)
-
Doble riesgo cardiovascular

Los pacientes con diabetes tipo 2 tienen en la liraglutida y la semaglutida, agonistas del receptor GLP-1, dos potentes aliados para plantar cara a la principal causa de discapacidad y mortalidad

Hasta un 50 por ciento de los pacientes que se ven en las consultas de Endocrinología y Nutrición de los hospitales tienen diabetes, una enfermedad crónica que en España afecta al 13,8 por ciento de una población (unos seis millones de personas) que, en la mitad de los casos, desconoce padecerla. Nueve de cada 10 son tipo 2 una patología que si bien tiene un componente genético importante, está condicionada por un estilo de vida caracterizado por la obesidad y el sedentarismo. En su abordaje integral, es clave adaptar los consejos de dieta y ejercicio a las necesidades de insulina y prevenir las complicaciones cardiovasculares, tanto las asociadas al mal control de la glucemia (retinopatía, nefropatía y neuropatía diabética) como los ictus, las cardiopatías isquémicas y las arteriopatías periféricas. Problemas que ponen en riesgo la calidad de vida y las capacidades físicas de los pacientes. 
En este contexto, la liraglutida-el primer agonista del receptor de GLP-1 comercializado bajo el nombre de Victoza® por Novo Nordisk- es un medicamento de última generación que ha demostrado su papel preventivo en la principal causa de discapacidad y mortalidad en los diabéticos: las enfermedades del corazón y del riesgo sanguíneo. «Estas personas tienen aproximadamente el doble de riesgo cardiovascular. Y, en el caso de las mujeres, sobre todo premenopáusicas, puede multiplicarse hasta por cuatro», advierte Esteban Jódar, jefe del Departamento de Endocrinología y Nutrición de los Hospitales Quirón Salud Pozuelo, Ruber Juan Bravo y San José. Por ello, disponer de liraglutida, que es capaz de reducir la glucosa de forma segura sin aumentar el peso, según concluye el estudio Leader, es «una excelente noticia».
A este respecto, según recuerda la doctora Almudena Castro, responsable del Grupo de Diabetes de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), en el marco del Día Mundial de una patología en la que no solo sufre el corazón, «el abordaje de estos pacientes debe ser multifactorial y multidisciplinar, con una buena coordinación entre Atención Primaria, Endocrinología y Cardiología» para su prevención, detección temprana (la diabetes no duele) y correcto seguimiento. «Hasta su desarrollo, no había ningún fármaco que redujera de esta manera y en un plazo tan corto la mortalidad por daño cardiovascular», señala la experta. Hasta un 22 por ciento, según se desprende de los resultados del estudio Leader.