Los bomberos realizaron 23 actuaciones por abejas y avispas

J.G.
-
Imagen de un enjambre encontrado cerca de la estación, el 21 de mayo. - Foto: BOMBEROS

La mayor parte de las intervencioens se concentraron en las primeras semanas, con el buen tiempo

La llegada del buen tiempo suele traer consigo la aparición de insectos, que en muchas ocasiones no son bien recibidos por los ciudadanos, especialmente si pueden picar. Por esta razón, son muchos los albacetenses que avisan a los bomberos cuando se encuentran un enjambre de abejas o un nido de avispas.
En concreto, durante el mes de mayo, los bomberos han realizado 23 salidas por este motivo, la mayoría en las primeras semanas del mes. Se trata de unas cifras similares a las de otros años por estas fechas. En concreto, en 2018, hasta el 20 de mayo los bomberos habían realizado 25 salidas sólo por abejas, mientras que en las mismas fechas de 2017 se habían llevado a cabo 17. 
Los lugares en los que pueden encontrarse las abejas son muy variados, como comenta el cabo del Servicio Contra Incendios, Guillermo Tauste. «Hemos encontrado casos en colegios, viviendas, guarderías, farolas e incluso vehículos. En alguna ocasión ha sucedido que una persona deja su coche aparcado y cuando regresa se encuentra un enjambre en el retrovisor».
En cuanto a las avispas suelen hallarse en balcones, ventanas, persianas, falsos techos, en áticos...
La actuación que realizan los bomberos cuando encuentran un enjambre de abejas y un nido de avispas no es la misma, debido a que las primeras son muy beneficiosas para el medio ambiente y no sólo por la rica miel que producen.  
Todos los bomberos, desde su ingreso en el Cuerpo, tienen formación específica en el manejo de enjambres de abejas.
Al tratarse de algo habitual, el Parque cuenta con material específico para la retirada de estos insectos, como unas cajas compartimentadas (llamadas piqueras o cazaenjambres), cepillos, guantes, trajes de apicultor y todo lo necesario para realizar estas actuaciones. 
Cuando el enjambre es localizado se recogen las abejas con la mano o con un cepillo y se deja la caja unas horas para que las abejas que estén alrededor acudan al olor de la reina.
Los bomberos no acaban con la vida de las abejas, sino que las protegen. «A las abejas las cuidamos mucho. Una vez que hemos metido a la reina y que han acudido el resto, entregamos la caja a un apicultor».
La cosa es muy distinta cuando lo que se encuentran son avispas. «No actuamos igual, a las avispas tenemos que exterminarlas». 

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA