scorecardresearch

Santiago Posteguillo: «La novela histórica da respuestas a la gran pregunta que nos hacemos todos»

A. M.
-

El filólogo y lingüista presenta esta tarde, en la Librería Popular de Albacete, la novela 'Circo Máximo', segunda entrega de una trilogía dedicada al emperador Trajano

El novelista Santiago Posteguillo. - Foto: Luis Serrano

Circo máximo era una pista de carreras populares en el Imperio Romano. Ahora, Circo Máximo es el título del segundo volumen de la trilogía que sobre Trajano está escribiendo el filólogo y lingüista Santiago Posteguillo, libro que presenta hoy, a partir de las 20 horas, en la Librería Popular.

Regresa a Albacete para presentar la segunda entrega de su trilogía dedicada a Trajano, Circo Máximo. Llama la atención que no haya trascendido la heroicidad más valiosa de este emperador. ¿Podría desvelar quién fue en realidad este hombre?

Lo que siempre me ha llamado la atención de Trajano es que fuera un gobernante que, concentrando un enorme poder entre sus manos, en lugar de utilizarlo de forma injusta o tiránica, lo utilizó pensando en el bien público, en el bien de la gente y del imperio. Siempre me ha sorprendido que a pesar de esta circunstancia, junto con el hecho de que era de Hispania, Trajano fuera un hombre muy olvidado, aunque fuera un buen gobernante y un gran militar. Esa confluencia de factores, y más en los tiempos de hoy en día donde andamos escasos de referentes, de gobernantes que tengan un elevado nivel de dignidad, me hizotodavía más atractivo el personaje y me animé a recuperarlo para el gran público.

En el primer volumen, Los asesinos del emperador, nos introduce en la figura de Trajano y en su capacidad para sobrevivir al reinado de Tito Flavio Dominiciano. ¿Cómo sigue en Circo Máximo?

En Circo Máximo la figura de Trajano se desarrolla en su lucha denodada contra la corrupción, celebrará varios juicios contra senadores y gobernadores de provincia corruptos, a quienes les obliga a devolver el dinero… Leyendo la historia de este hombre yo mismo me preguntaba si estaba ocurriendo en el siglo II, parecía increíble porque, además, Trajano hacía públicos los gastos de su familia imperial, promovía cierta austeridad en el gasto, rehuía cargar ésta inflando los impuestos, no recortaba en los programas para distribuir alimentos entre los más desfavorecidos, sino que los reforzaba… Todas estas cosas sorprenden porque parece que estás leyendo sobre alguien actual de algún país del sur del Mediterráneo.

 

Más información en edición impresa.