Asaja prevé una vendimia «bastante mejor» que la de 2019

SHL
-

La patronal agraria no se aventura con las cifras, «aún es pronto y puede venir una tormenta o una enfermedad», pero la calidad será «buena» pues ha llovido y ha hecho calor cuando tocaba

Asaja prevé una vendimia «bastante mejor» que la de 2019 - Foto: Sara Muniosguren

La campaña de la vendimia está a la vuelta de la esquina. Las máquinas comenzarán a vendimiar las varietales entre el 8 y el 10  de agosto, según informó a La Tribuna, la vicepresidente de la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Castilla-La Mancha, Blanca Corroto. Posteriormente, se procederá a recoger la uva en la comarca de La Mancha; y en el resto de la provincia de Toledo una semana después.
Este año, Asaja prevé que la campaña será «bastante mejor» que la de 2019, aunque aún es pronto para cerrar una cantidad, asegura Corroto: «Quedan muchas noches al raso o puede venir una tormenta o una enfermedad; pero, de momento y como pinta el viñedo, la campaña va a ser bastante mejor que la pasada».
La calidad de la fruta también será buena, pues «afortunadamente» no ha habido enfermedades que ataquen a la viñas. Además, «llovió cuando tenía que hacerlo y arrancó el calor cuando tenía que hacerlo. Por lo tanto, la calidad de la uva va a ser buena», añadió la vicepresidenta de Asaja Castilla-La Mancha.


Precontratos a los temporeros rumanos. Respecto a la contratación de temporeros para recoger la uva, Corroto recordó que la mayoría serán de origen rumano y se les hará un precontrato de trabajo para que no tengan problemas en las fronteras y puedan venir a Castilla-La Mancha hasta el 30 de septiembre. «Luego ya más adelante hablaremos de la campaña del olivar a ver cómo somos capaces de solucionarla este año, pero ahora estamos en la vendimia y, en principio, estos trabajadores con un precontrato de trabajo van a poder venir».
En lo que concierne a las medidas de prevención y de seguridad frente al Covid, Corroto informó de que desde la organización agraria se está informando a todos los agricultores sobre medidas y consejos a seguir para evitar contagios.
De este modo, en lugar -como en años anteriores- la espuerta la lleven entre dos, ahora lo hará un solo trabajador; además, muchos agricultores han optado desde hace tiempo por recoger la uva con una carretilla, lo que permite mantener la distancia de 1,5 metros sin mayores problemas.
Corroto recordó también que todos los trabajadores recogen el producto con guantes y, aunque muchos no usen la mascarilla al encontrarse faenando a unos 44 grados, el campo permite mantener la distancia de seguridad perfectamente, incluso a la hora de la comida.
Los empresarios también pondrán a disposición de sus empleados geles hidroalcohólicos y termómetros; y llevarán botellas de agua en lugar del tradicional botijo. «El botijo este año queda fuera; además, todo el mundo tenemos neveras para llevar el agua fresquita», apostilló la responsable de la patronal agraria.
acudir a los servicios de prevención. No obstante, desde Asaja se les ha aconsejado que se pongan en contacto con sus servicios de prevención para formar e informar a sus trabajadores de manera correcta, aunque Corroto recalcó que los temporeros rumanos también han sufrido en su país de origen el coronavirus, por lo que «vendrán concienciados».
«Vamos a poner las medidas de seguridad, todas las que podamos y unas pocas más que se nos ocurran, para procurar que el trabajador mantenga la distancia de seguridad durante esta campaña. Pero al aire libre y en las viñas individualmente, cada uno con su espuerta o carretilla, con sus guantes y disponiendo en todas las explotaciones de geles hidroalcohólicos, no tiene por qué haber problemas», concluyó.

 

«Lo que se necesita es una inyección importante de dinero y apostar por el sector agrario»

El vino está KO, el aceite está KO, el cereal está KO y la ganadería está KO. Ningún sector agrario en Castilla-La Mancha está aguantando la crisis provocada por el Covid-19 y solo una reactivación del turismo podría mejorar algunos de ellos como el vino, el aceite o la venta de carne de cordero o cabrito. Es lo que sostiene la vicepresidenta de Asaja Castilla-La Mancha, Blanca Corroto, quien aseguró que solo «una inyección importante de dinero» y «una apuesta» clara y real por el sector agrario le sacarán del pozo.
En lo que respecta al vino, aseguró que el sector «está hundido» entre los aranceles «del amigo Trump, que ya se nos ha olvidado», y la pandemia que «nos ha sorprendido en todo el mundo al cerrarse todos los canales de distribución, hoteles, restaurantes, bares, etc. Si el vino no estaba boyante, esto ha sido ya la puntilla», comentó a este diario.
En su opinión, los poderes públicos no están a la altura y lamenta que durante el confinamiento se les llenara la boca hablando del sector agrario y lo importante y necesario que es, pero «a la hora de la verdad es que el menos dinero ve, por no decirte ninguno».
Añade que ningún sector en la región está aguantando las consecuencias de la pandemia, aunque reconoce que si se reactiva el turismo podría tener «más salida la carne de cordero y de cabrito, el vino o el aceite», pero la situación «está catastrófica, no, lo siguiente».
Por ello, Corroto reza para que el coronavirus no regrese con la virulencia que lo hizo a comienzos de año. «Seguiremos rezando para que no nos vuelvan a encerrar otra vez, porque si no esto no lo soporta ningún sector».