El balonmano quiere crear escuela

Juan Carrizo
-

Albacete vuelve a tener un club de este deporte después de 18 años. Apenas hace un mes que trabajan en formar una cantera, pues es la única garantía de futuro para la entidad

La escuela del Club Balonmano Albacete apenas lleva un mes funcionando. - Foto: Ví­ctor Fernández Molina

El balonmano fue un deporte muy practicado en Albacete durante muchos años. Llegó a la ciudad a finales de 1950 y tuvo su auge durante los años 60 y 70, cuando había equipos en todos los colegios de la ciudad y existía una competición local e incluso otra provincial, porque también había numerosos equipos en los pueblos.
Pero en los 90 el balonmano desapareció de la ciudad sin dejar rastro. Hubo una tímido intento de regeneración con la entrada del nuevo siglo, pero el proyecto apenas duró un año. Así, son ya 18 años sin este deporte a nivel competitivo. Al no tener ninguna referencia fue desapareciendo en las escuelas y los jóvenes de hoy en la ciudad no conocen nada de este deporte más allá de lo que pueden ver en la televisión. Hace un tiempo un grupo de entusiastas que jugaron al balonmano en aquellos años 60 y 70 empezaron a moverse con la intención de recuperar este deporte para la ciudad.
De aquel germen pudo nacer oficialmente en septiembre de este año el Club Balonmano Albacete, que compite en la Segunda Territorial y quiere ser el inicio de la vuelta del balonmano. Sabedores de que su futuro depende de tener una buena cantera, sus esfuerzos están ahora en montar la escuela que está dando sus primeros pasos. Apenas lleva un mes en marcha, solo tiene 20 chavales, trata de conseguir más instalaciones para entrenar y a partir de ahí crecer con la esperanza de tener al menos un centenar de niños cuando finalice la temporada. También quiere montar un equipo femenino. Todo muy deprisa, como manifiesta el presidente del club, José Francisco Roldán Pastor.
Roldán, excomisario de la Policía Nacional en Albacete, se jubiló hace unos meses y ha llenado el espacio volcándose de lleno en este proyecto. «Empezamos de cero, con la escuela apenas llevamos un mes y la verdad es que vamos muy deprisa, porque las instituciones van a otro ritmo y es complicado. Tengo prisa porque creo que puedo hacer algo útil ahora por el balonmano y dentro de unos años no sé dónde voy a estar. Dentro de dos o tres años seguro que hay gente detrás que seguirá nuestro rastro, pero todos los que nos hemos liado la manta a la cabeza para devolver el balonmano a la ciudad tenemos más de 60 años», manifestó José Francisco Roldán.
Aunque primero se montó el club, donde verdaderamente quieren volcarse es en la escuela. «El equipo se monta para que sea un espejo y despierte la afición en chavales que no han visto jugar al balonmano en su vida», indicó Roldán, que insiste mucho a la que gente que se pase por el Pabellón de la Feria, donde disputan sus partidos y donde el equipo logró el pasado fin de semana su primera victoria de la temporada al vencer a Madridejos por 39-28. «Una alegría que merecíamos y necesitábamos», aseguró Roldán.
El equipo tiene 18 jugadores. «No podemos tener más porque son las licencias que permite la Federación, pero había más gente interesada en jugar con nosotros».
El veterano Rafael Roldán Morillo es el entrenador y trabajan los lunes y miércoles de 20 a 22 horas en el Pabellón de la Feria. Una hora antes, los mismos días, han conseguido una de las pistas laterales de la instalación para trabajar con los más pequeños, chavales de seis, siete y ocho años con los que está María José García, directiva y exjugadora del equipo que existió en El Bonillo «y que si no recuerdo mal fue el que más lejos llegó a nivel femenino. Tiene su título de monitora y les está enseñando a través de juegos este deporte. Ahí tenemos ocho niños».
En el Instituto del Parque Lineal hay otro grupo con chavales de 10 a 14 años y están esperando unas horas de pabellón en el Colegio San Antón para tratar de captar más jugadores del propio colegio y los alrededores.
«En total tenemos unos 20 chavales. El objetivo es alcanzar el centenar cuando termine la temporada. De momento los chavales que han llegado ha sido porque sus padres nos han buscado y el boca a boca es de momento lo que está funcionando. Estoy tratando de enviar una circular a todos los colegios e institutos de Albacete para darnos a conocer y ver si podemos captar más niños y niñas para la escuela, porque también queremos formar un equipo femenino y estoy tratando de captar jugadoras en la Universidad, ya tenemos un par de chicas que juegan bastante bien y esperamos que pronto se vayan incorporando más», explicó el presidente del club.

 

(Más información en la edición impresa)