Telefónica recupera 140 toneladas de materiales obsoletos

LT
-
Algunos móviles recuperados se revenden de segunda mano en otros países, como Gran Bretaña. - Foto: Víctor Ballesteros

Se trata de equipos de la compañía y de sus clientes, como baterías, teléfonos móviles o enrutadores, además de los cables procedentes del proceso de transformación de la red para instalar fibra óptica, recogidos en Castilla-La Mancha en dos años.

Telefónica ha conseguido en dos años recuperar 140 toneladas de materiales y equipos obsoletos en Castilla-La Mancha (fundamentalmente baterías, teléfonos móviles, enrutadores o ‘routers’, y decodificadores), además de los cables originados en el proceso de transformación y digitalización de su red con fibra óptica. Así se recogía este viernes en una nota de la compañía.
Para ello, ha sido clave la colaboración de los clientes, que llevan a las tiendas Movistar sus aparatos antiguos, y la de los proveedores, pero también la apuesta de la compañía por la digitalización de esta gestión a través de una herramienta pionera llamada GReTel. (Gestión de Residuos de Telefónica).
El objetivo es fomentar la economía circular como nueva forma de entender la economía, enfocada en mejorar la eficiencia en el uso de recursos, disminuir la dependencia de materias primas y mitigar el cambio climático.
El año pasado la compañía generó en todo el mundo 26.295 toneladas de residuos, un 4% menos que el año anterior, y destinó a reciclaje el 97%. Del total de residuo generado, casi el 64% proviene de residuos de cable como resultado de la migración de la red a fibra óptica. Gracias a la recuperación de nuestros cables y dispositivos electrónicos, Telefónica ingresó más de 32 millones de euros.
En 2018, Telefónica recogió más de 800.000 móviles y facilitó la reutilización de dispositivos a través del leasing o venta de segunda mano en mercados como el británico, con el programa O2 Refresh. Igualmente recuperó casi 4 millones de routers y decodificadores usados. En España, gracias a los routers reutilizados en un año, la empresa evita emitir más de 7.300 toneladas de Co2.