«Me crucé con el coche que habíamos enviado al desguace"

M.O
-
«Me crucé con el coche que habíamos enviado al desguace" - Foto: Patricia González

La Fiscalía mantiene tras el juicio la petición de más de dos años de cárcel para el dueño de un concesionario por presunta estafa y falsedad documental

La titular del Juzgado Penal 3 tendrá que decidir si cabe reproche penal para el dueño de un concesionario en Campollano y uno de sus comerciales por la denuncia de unos clientes en relación a una compra que hicieron en su negocio en febrero de 2013: por el vehículo nuevo pasaron uno antiguo, para beneficiarse de las ayudas del Plan PIVE. Sin embargo, el vehículo viejo no fue dado de baja, sino revendido. El juicio se celebró ayer. Los acusados, A.F.G., el comercial, y J.E.L.E., el empresario del concesionario, defendieron su inocencia.  El fiscal, que pide para ambos 27 meses de cárcel, interrogó concienzudamente al dueño del concesionario, que dijo que no hubo ningún engaño ni intención de causar ningún perjuicio: «Me enteré del tema cuando el jefe de ventas nos dice que el coche no se podía acoger al plan PIVE». El acusado dijo que en todo caso su intención fue siempre «solucionar el tema», y que no tuvo participación directa en los hechos. A preguntas de su abogado defensor dijo que no dio instrucciones, «esa operación no la conocía». Sobre los trámites hechos, dijo que es algo que hace el departamento de Administración.
El fiscal insistió en que el cliente nunca firmó la compraventa del vehículo a dar de baja, sino su cesión para el plan PIVE. Al cliente en cuestión le apareció su firma en un contrato sobre otro coche distinto, que sí pasaron por el plan PIVE dentro de su operación de compraventa. El cliente contó en el juicio cómo meses después de comprar su coche nuevo se cruzó con el antiguo, el que ya creía en el desguace: «Nos dieron el coche en agosto, y fue en enero siguiente cuando veo el coche viejo por la calle, el que habíamos mandado al desguace». Aseguró que el concesionario nunca le comunicó ninguna incidencia, fue él el que reclamó explicaciones: «El dueño del concesionario me pidió disculpas, yo le pedí que dejara de usar mi DNI, porque yo figuraba como comprador de otro coche».