El Gobierno cree «honestamente» que va por el «buen camino»

S.L.H
-

La portavoz del Ejecutivo hizo balance del primer semestre de esta segunda legislatura de García-Page, que servirá para «la consolidación y el fortalecimiento de los servicios públicos»

La portavoz y consejera de Igualdad confesó que sus seis primeros meses en el Gobierno «han sido extraordinarios». - Foto: Yolanda Lancha

El equipo que acompaña a Emiliano García-Page en esta segunda parte del partido repite, una y otra vez, que la mayoría absoluta lograda en las urnas no es excusa para no escuchar a la oposición. Más bien al contrario, es un acicate más para continuar caminando por la senda del diálogo y aprobar leyes y medidas que mejoren la vida de los castellano-manchegos. Un mensaje que este, lunes volvió a escribir en letras mayúsculas la portavoz y consejera de Igualdad, Blanca Fernández, que subrayó, eso sí, que la mayoría absoluta lograda el 26 de mayo «da tranquilidad» a la ciudadanía que es, al fin y al cabo, a quien hay que servir. Por tanto, insistió en que ese ‘poder’ que dan los votos no se le ha subido a la cabeza a Emiliano García-Page, que sigue contando con el Partido Popular y Ciudadanos a la hora de tomar decisiones importantes como la configuración de la Mesa regional del Agua, puso de ejemplo. «La mayoría absoluta no es un rodillo contra la oposición. Queremos tender constantemente la mano a la oposición, porque no hay nada peor que una mayoría absoluta que se sube a la cabeza», dijo Fernández.
La portavoz regional hizo balance de los primeros seis meses de esta segunda legislatura del PSOE tras celebrarse el último Consejo de Gobierno del año. Así, Fernández confesó que «honestamente, creo, creemos que vamos por el buen camino» e insistió en que la recuperación económica que vive Castilla-La Mancha es «compatible» con el reparto de la riqueza. Por ello, añadió,«seguiremos trabajando por unos servicios públicos fuertes y favoreciendo la igualdad de oportunidades, así como por seguir generando confianza y generar empleo».
En este sentido, defendió que «ya ha llegado la hora de la consolidación y el fortalecimiento de los servicios públicos», haciéndolo compatible con el crecimiento económico y la creación de empleo.
Ello se debe hacer, subrayó Fernández, teniendo en cuenta «tres ejes transversales», que son la igualdad de género, la sostenibilidad y el reto demográfico.
En cuanto a la consolidación de los servicios públicos, resaltó que en 2020 se invertirán en sanidad 8 millones de euros al día, que son casi 3.000 millones de presupuesto anual, unos 588 millones más que en 2015, un periodo en el que las listas de espera han bajado en 40.000 pacientes. «Una de cada tres personas en lista de espera ya no están esperando desde que García-Page gobierna», celebró.
En bienestar social, Fernández indicó que Castilla-La Mancha invertirá 2 millones al día y que en la región hay más de 60.000 personas atendidas por el sistema de dependencia, lo que la convierte en la segunda comunidad autónoma con más nivel de cobertura de España, a pesar de una «infrafinanciación lacerante y pesada» para las arcas públicas regionales.
Y en educación, destacó que Castilla-La Mancha cuenta con 1.663 docentes más en las aulas que en 2015, y que cuando se ponga en marcha la oferta de empleo público de 2019, dotada con 716 plazas para Educación Secundaria, la tasa de interinidad en esta etapa educativa será del 12 por ciento, mientras que en Primaria ronda el 6 por ciento.