Bono vuelve al Congreso para presentar su libro

Javier D. Bazaga
-

'Se levanta la sesión' es «un acto de transparencia» con la que traslada al lector la trastienda del poder a través de anécdotas y conversaciones recogidas durante años a modo de riguroso diario

La expresidenta del Congreso Ana Pastor y el presidente de la Junta, Emiliano García-Page, acompañaron a Bono en la presentación. - Foto: JUAN LAZARO

José Bono presentó este lunes en el Congreso de los Diputados su último libro, ‘Se levanta la sesión’. Un diario en el que su autor y presidente de Castilla-La Mancha durante 21 años, relata los años en los que ocupó la presidencia de la Cámara Baja durante la IX Legislatura, aunque salpicado de anécdotas y conversaciones privadas con personalidades del mundo de la política que explican no solo una época, también un pensamiento sobre determinados asuntos que aún hoy están de plena actualidad.
Con esta obra completa una trilogía de diarios y vivencias que comenzó con ‘Les voy a contar’, y siguió con ‘Diario de un ministro’. Un recorrido que se completa ahora para dar a conocer al lector «negro sobre blanco» la realidad política de un país en continua transformación. De hecho, su sugerente subtítulo, ‘¿Quién manda de verdad?’, da buena muestra de hasta dónde ha estado dispuesto a plasmar de lo que ha visto, y oído, en su trayectoria política.
Pero de entrada Bono deja claro que «los diputados no son quienes mueven los hilos», llegando a compartir el discurso de Pablo Iglesias de que «un diputado manda menos que un banquero». Como ésta, describe otras situaciones que a su juicio «exigen un cambio profundo que podría iniciarse derogando la vigente ley electoral para que los electos se sientan más ligados a sus electores que a la cúpula de sus partidos». Una reflexión que ya lanza desde el mismo prólogo del libro.
Bono contó que envió el texto a Rajoy antes de publicarlo.Bono contó que envió el texto a Rajoy antes de publicarlo. - Foto: JUAN LAZAROBono asegura en estas memorias que «cada vez tengo menos certidumbres absolutas sobre credos e ideologías», y reivindica la «moderación y autonomía» de la política. Este diario «es un ejercicio de transparencia» afirmó el expresidente sobre acontecimientos que sucedieron «cuando no está presente una cámara de televisión». Sin embargo, asegura que «no quiero querellas» con este libro por lo que ha hecho hasta 351 comprobaciones, Mariano Rajoy, a quien define como «un tipo humanamente fiable», estuvo entre los que mandó el libro para certificar lo que en él aparece.
Desvela alguna que otra conversación con el rey emérito Juan Carlos I cuando le confesó que antes de abdicar en Felipe VI «me muero de rey en la cama». O cuando el rey sugirió «apretar las tuercas a la Iglesia» consciente de que «en España hay un rey, pero (…) el emperador es Rouco». No obstante, sobre Felipe VI asegura que es «harina de otro costal», que no tiene nada que ver con su padre o su abuelo, y que nadie tiene nada contra él porque «es un buen Jefe de Estado».
Bono presentó su libro ante una abarrotada sala Ernest Lluch del Congreso, una de las más emblemáticas de la Cámara Baja. Entre los asistentes se encontraron diputados, senadores y otros representantes públicos de uno y otro lado del arco parlamentario. También los expresidentes Jesús Posada o Ana Pastor, muestra de que las simpatías que despierta Bono están a uno y otro lado del parlamento. También representantes de la región, como los consejeros del gobierno de Castilla-La Mancha Juan Alfonso Ruiz Molina, Aurelia Sánchez o Nacho Hernando. También Javier Nicolás y Álvaro Gutiérrez, presidente de la Diputación de Toledo, o los diputados Sergio Gutiérrez y Esther Padilla. También asistió el director general de la Policía Nacional, Francisco Pardo. También se pudo ver al consejero delegado de Puy du Fou en España, Erwan de la Villéon. En el plano más personal se dio la presencia de sus cuatro hijos y la madre de éstos, Ana, a quienes saludó y agradeció cariñosamente su asistencia a esta presentación.
Bono no duda en recurrir a la figura de Rajoy para manifestar que «como diría Mariano Rajoy, este es mi último libro, o no». Un libro que concluye haciendo una referencia clara al momento político y de incertidumbre actual en el que reclama «caminemos juntos, catalanes, vascos y madrileños, y pongámonos de acuerdo para llegar más lejos, porque el bienestar de los españoles lo exige, y España lo merece».
Un superviviente. Junto a Bono, participó de la presentación de este libro el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que también dirigió a los asistentes unas palabras sobre el autor, con quien confesó compartir algo más que una trayectoria política. Le describió como un «político de raza» cuya principal virtud consiste en «haber sobrevivido a la política».
Compartió con el editor de Planeta que lo de «el último libro puede quedarse corto» porque Bono «no habla por hablar ni escribe por escribir». Afirmó que se trata de un libro fruto de la «disciplina y la constancia» que «no abundan en nuestro país».
No obstante, y a pesar de destacar los éxitos de Bono en el plano político, como haber ganado 6 elecciones autonómicas, puso sobre todo en valor el hecho de saber reponerse ante las derrotas, como la del 35 Congreso del PSOE en la que perdió ante Zapatero por nueve votos escasos. Derrota tras la que se rearmó para pedir unidad. «He conocido muchos Bonos, pero siempre acaba siendo él mismo» dijo sobre su capacidad de reencarnación. Le elogió como «implacable con el adversario pero impecable en lo personal» convencido de que sigue defendiendo los mismos valores y principios que cuando se afilió al PSOE hace 50 años, pero sabiendo defenderlos hoy «sin drama y sabiendo criticarlos». García Page lo resumió con un «es creyente pero no trinitario, es de izquierdas pero no sectario, y es español pero no a la fuerza».




Las más vistas