El Punto de Lectura estival abrió sus puertas

Nuria Alfaro
-

Los alumnos de la Escuela Infantil Municipal Silvia Martínez Santiago asistieron al acto de inauguración

Entrega de los carnés de la Biblioteca Municipal a los alumnos de la Escuela Infantil Silvia Martínez Santiago. - Foto: Nuria Alfaro

Ayer, el Parque Adolfo Suárez de La Roda acogía la inauguración, una año más, del Punto de Lectura estival que se pone en marcha desde la Biblioteca Municipal Juan José García Carbonell. Se trata de un espacio de ocio, cultura y diversión, en el cual, niños y adultos aprenden a través de las páginas de los libros. Desde la Biblioteca Municipal se ofrecerán diversas actividades de animación a la lectura con las que acercar a los rodenses a todos los beneficios que los libros pueden ofrecer. Como marca la tradición, a la apertura de este punto de lectura asistieron alumnos de la Escuela Infantil Municipal Silvia Martínez Santiago En concreto, un total de 60 alumnos recibieron su carné de la biblioteca.
Tras más de 15 años, el Punto de Lectura es uno de los servicios que más demanda tiene cada verano.  Se calcula que, durante su última edición, alrededor de 1.600 personas pasaron por este servicio municipal. Dentro de este punto de lectura se oferta toda una amplia gama de elementos para combatir las altas temperaturas de la mano de un buen libro. Es precisamente su ubicación, dentro del Parque Adolfo Suárez, lo que hace que sirva de punto de ocio para familias y niños de la localidad. 
Toñi Escobar, responsable de la Biblioteca Municipal,  explicaba que se ha hecho una gran apuesta por  acercar hasta este espacio una completa colección para los lectores. En este sentido, dentro de sus instalaciones se pueden encontrar todo tipo de lectura ligera, cuentos y novelas infantiles, así como la prensa diaria bien sea nacional, provincial o deportiva. Además, el quiosco dispone de una interesante colección de libros, fundamentalmente infantiles, «para fomentar el hábito lector entre los más pequeños y porque es una época ideal para compartir un rato con lecturas en familia».  La selección que se ha hecho desde la entidad para el punto de lectura estival  es muy variada, habiendo  ejemplares para los más pequeños, también clásicos, algunos  para iniciarse en el inglés y de aventuras. No faltan los relacionados con el mundo de los animales y mascotas, además de una sección dedicada a la naturaleza y reciclado con el fin de fomentar una concienciación a este respecto desde edades tempranas.

(Más información en edición impresa)