Personas quejicas

María Jesús
-

La protesta solo lleva a un camino sin retorno de insatisfacción en el que solo se puede dar la vuelta con una actitud adecuada ante vida

Personas quejicas

Todos conocemos a personas que se pasan la vida quejándose, y que, lejos de enfrentarse a las dificultades, abdican de luchar y se quedan en una actitud tan estéril como contraproducente. 
La psicología nos confirma que si nos limitamos a quejarnos corremos el riesgo de tirar, malgastar y destrozar nuestra vida, a la par que nos sentiremos cada vez más vacíos, inseguros y más impotentes. Por supuesto que podemos quejarnos alguna vez, y es muy humano que lo hagamos en momentos difíciles, pero recordemos que la queja debe dar paso a la acción, y para ello nuestro mejor aliado será recuperar el buen ánimo, la confianza y la ilusión. 

¿Adónde nos lleva la queja?
A un camino sin retorno. De hecho, al contrario de lo que necesitamos, si todas nuestras energías las empleamos en quejarnos, difícilmente encontraremos soluciones y generaremos un estado de ánimo muy negativo que nos sumergirá en una permanente insatisfacción.
En el punto opuesto, vemos como muchas personas con situaciones muy complicadas no se quejan, sino que hacen frente a las dificultades y tratan de resolver sus problemas desarrollando competencias emocionales.

¿Hay un perfil de quejicas?
Las personas que protestan por costumbre en general se sienten insatisfechas con su vida. A veces se trata de personas inseguras y derrotistas, pero también se observa en personas manipuladoras que buscan nuestra atención y, con frecuencia, abusan de nuestra buena voluntad.

Cómo podemos pasar de la queja a la acción.
Confiando en nuestras capacidades y creyéndonos que podemos mejorar. Recordemos que ser optimista no significa que todo vaya bien, sino que ¡todo puede afrontarse bien!
El conocido psicólogo italiano Salvador Noé (*) expresa que si queremos dirigir nuestra vida debemos tomar el control de nuestras costumbres y, personalmente, añadiría que, para ello, nada será tan eficaz como ser dueños de nuestros pensamientos, así como aprender a contarnos la vida queriendo encontrar caminos y no excusas. Para buscar soluciones y tener una actitud positiva, Noé nos ofrece las cuatro des, con las que coincido plenamente: se parte del Deseo para tomar una Decisión que, a su vez activa la Disciplina, que estimula la Determinación.
Claves fundamentales para el desarrollo personal:
- Aprovecha las oportunidades y recupera la ilusión.
- Analiza tus valores y trabaja tu comunicación interna y tus relaciones con los demás, para superar tensiones inútiles y lograr acuerdos inteligentes.
- Pon tu mente a tu favor y deja de sufrir inútilmente.
- Piensa, reflexiona y vive la vida desde el amor y no desde el resentimiento.
- Pon el foco en tus objetivos y desarrolla estrategias para conseguirlos. Recuerda que desanimarte te quita esa energía interior que tanto necesitas para hacer frente a las dificultades y poder superar los obstáculos.
- No pierdas el tiempo en la queja y sustituye el lamento por una actitud entusiasta, que favorezca tus aprendizajes y te ayude a crecer y valorar las oportunidades que nos ofrece la vida.
- Seamos un buen modelo para los niños. Recordemos que la mejor forma de favorecer sus competencias emocionales será mostrándonos seguros, animados, y transmitiéndoles nuestra confianza en ellos. Ya nos lo decía Pitágoras: «Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres».
- No dejes que la mentira, la queja fácil y el engaño te priven de la verdad de tu vida y busca la felicidad dentro de ti, en tu equilibrio emocional, en tu autoestima, en tu confianza, y disfrútala cada día, en cada acción, en cada momento de tu vida.

(*) Salvador Noé: Prohibido quejarse, Editorial San Pablo.


Las más vistas