Los ayuntamientos bajaron su deuda más de un 10% en 2018

A.G
-
Ayuntamiento de Tarazona de la Mancha, que dejó su deuda ‘a cero’. - Foto: RUBEN SERRALLE

La reducción del 'debe' de los 87 municipios supera los 100 millones de euros desde 2012, último año antes de la entrada en vigor de la Ley de Sostenibilidad

Los ayuntamientos albacetenses continuaron en 2018 su tendencia de continúa reducción de la deuda en los últimos años. Así se desprende de los datos publicados recientemente por el Ministerio de Hacienda, que indican que su deuda viva (o financiera, ya que en ella se excluyen los pagos pendientes a proveedores) ascendía a un total de algo más de 155 millones de euros a 31 de diciembre del año pasado. El debe descendió en 17 millones con respecto a 2017, cuando superaban los 172, mientras que la bajada es ya de más de 100 millones de euros con respecto al cierre de ejercicio de 2012, fecha en que su deuda global era de casi 262 millones de euros.
La comparación con ese último año resulta significativa, pues fue el último antes de que entrase en vigor la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, una norma estatal que limitaba enormemente el gasto de las entidades locales, especialmente en el caso de aquellas que no cumplieran unos estrictos requisitos económicos, y les impedía prácticamente generar más déficit.
La legislación trajo protestas, ya que imponía las restricciones más duras a las instituciones más pequeñas y complicaba la prestación de servicios, pero todos los municipios (críticos o no) tuvieron que cumplirla. Muchos equipos de Gobierno vieron como opción más práctica generar superávits anuales, con los que cancelar sus préstamos (aunque el importe adeudado no fuera preocupante) y poder optar, ya en los últimos años, a realizar las inversiones denominadas financieramente sostenibles, actuaciones que también han de ser aprobadas por Hacienda.
De esa forma, el descenso global de la deuda en esos seis años es ya de más del 38% y sólo han escapado de la reducción 14 consistorios, en los que además la diferencia de cifras es generalmente anecdótica. Entre ellos, hay casos en los que lo adeudado ha subido al afrontar inversiones importantes en los ejercicios recientes y otros más complejos, dado que  su mala situación económica les obligó a adherirse a los fondos de financiación estatales, que les permitieron afrontar pagos urgentes a cambio de endeudarse a largo plazo.
Entre la mayoría de consistorios que rebajaron su cuenta deudora, destacan algunos que han pasado de las siete cifras al cero (como Tarazona de La Mancha,Casas Ibáñez o Villamalea) u otros en los que la bajada ha sido de varios millones. En ese segundo caso están lógicamente los de mayor población.
Mientras, en la comparación interanual, este último descenso de la deuda en los municipios albacetenses fue muy similar al que se produjo entre 2016 y 2017, situándose esta vez en un 10.9%, algo más que en el periodo anterior.  
De hecho, fueron sólo nueve los ayuntamientos que aumentaron el debe a lo largo de 2018: Barrax, Cotillas, Letur, Ontur, Ossa de Montiel, Riópar, Valdeganga, Villavaliente y Pozo Cañada. Como ya se mencionó anteriormente, los incrementos son escasos y la suma de todos ellos fue de poco más de 700.000 euros.