El club frena por fin su tendencia negativa

Juan Carrizo
-

Tras sufrir importantes pérdidas en los dos ejercicios anteriores, el Albacete obtuvo beneficios en la campaña 2018-19 y el auditor vislumbra una entidad con «futuro»

La mesa del Consejo durante la última Junta de Accionistas del Albacete Balompié. - Foto: José Miguel Esparcia

El próximo martes 17 de diciembre el Albacete Balompié realizará su Junta General Ordinaria para aprobar las cuentas de la temporada 2018-19. La situación financiera del club, a pesar de mantenerse en un nivel similar de deuda, ha conseguido equilibrar su economía y encontrar el camino hacia la estabilidad, algo que expresan los auditores en su informe.
Quizás uno de los detalles más significativos es que, después de dos años con grandes pérdidas, por fin la entidad logró equilibrar sus ingresos y gastos para acabar un ejercicio con un beneficio financiero. Tras perder algo más de cuatro millones de euros en las dos anteriores campañas, el Albacete cerró sus cuentas a 30 de junio de 2019 con 291.000 euros de beneficio. Es evidente que la gran temporada realizada por el equipo de Ramis y disputar el playoff de ascenso ayudó a conseguir un importante aumento en el nivel de ingresos. Así, los auditores reconocen que, aún manteniendo una «incertidumbre» por su «situación patrimonial», la permanencia en Segunda, la regularización de la situación con Hacienda y Seguridad Social y el cambio del accionariado y su respaldo financiero «hacen prever que la entidad siga funcionando con normalidad en el futuro».
La deuda de la entidad se mantiene en los mismos términos, es decir, no ha variado mucho, aunque se encuentra muy estructurada y no supone un riesgo financiero, debido a la capitalización de la entidad, que ahora cuenta con un capital social de 7.534.000 euros tras la última ampliación, lo que significa que tiene un mayor margen para evitar las quiebras técnicas a las que tenía que hacer frente años atrás.
Así, el club mejoró sus fondos propios, que en 2018 eran de -2,4 millones y han pasado a -1,2 millones. Los ingresos diferidos por activos cedidos en uso, es decir, el Carlos Belmonte, y el préstamo participado realizado por la familia Kabchi al entrar en el club (que en gran parte ya fue compensado en una ampliación de capital), logran que el patrimonio neto contable sea positivo en 3,8 millones de euros.
Si obviamos los préstamos realizados por la familia Kabchi, y que ascienden a ocho millones de euros, la deuda del club con terceros está a 30 de junio en torno a los cinco millones, con cantidades  pendientes de esa misma campaña que seguramente se hayan ido abonando en los últimos meses. Así, la deuda, entre comillas, sigue en torno a los 13 millones de euros.

 

(Más información en la edición impresa)