A prisión el atracador de la gasolinera de Tobarra

M.O
-

El Juzgado Penal 1 decreta cuatro años y 10 meses de cárcel para el acusado, que armado con un cuchillo y con el rostro tapado amenazó al empleado de la estación de servicio

A prisión el atracador de la gasolinera de Tobarra

Ya hay condena en primera instancia para el hombre acusado de haber atracado con un cuchillo una gasolinera del municipio de Tobarra este mismo año, la tarde del pasado 20 de abril, Viernes Santo. El juicio se celebró la primera semana de julio, y la sentencia emitida por el Juzgado Penal 1 de la capital, y ahora el Tribunal Superior de Justicia difundió el contenido de la sentencia, un fallo judicial que no tiene dudas de que e acusado, de iniciales J.M.C.G., de 43 años de edad, es el autor del robo con violencia en la estación de servicio, pese a que se dijera inocente en el juicio.
La condena que se impone a J.M.C.G. es de cuatro años y 10 meses de cárcel por el atraco a establecimiento público, con siete años de incomunicación y alejamiento hacia quienes sufrieron el robo. El acusado estaba ya en prisión provisional, y continuará cautelarmente en la cárcel hasta que la sentencia sea firme. 


CON ANTECEDENTES. La sentencia relata que la tarde del 20 de abril el acusado, con antecedentes por otros robos, entró en la estación de servicio «con la cara tapada con la capucha de una sudadera y un pañuelo», y armado con un cuchillo de 20 centímetros de hoja fue al empleado, al que acercó el arma al estómago para obligarle a que entregara una riñonera con la recaudación, «al menos 300 euros en billetes y monedas». El dueño de la gasolinera vio el atraco, y salió tras el ladrón, «primero con su vehículo y después a pie». Unos jóvenes se movilizaron para ayudar al perseguidor, y finalmente ya en las calles de Tobarra lo encontraron «escondido debajo de un camión», un día como el de Viernes Santo en el que muchas vías estaban llenas de gente. Al hallar al ladrón recuperaron el dinero y la riñonera, y en el «forcejeo» al asaltante se le cayó «el cuchillo de grandes dimensiones y su teléfono móvil». El acusado huyó, pese a todo, pero una vez detenido fue identificado y señalado como el atracador por varios de los testigos.