El Consistorio reforzará las medidas en edificios protegidos

M.D.M.
-

Las obras en la céntrica Farmacia Santa Teresa desatan la polémica, aunque su propietario asegura que se mantendrá la «esencia» del histórico inmueble

El Consistorio reforzará las medidas en edificios protegidos - Foto: Rubén Serrallé

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Albacete trabajará para reforzar las medidas de acción que afectan a los edificios protegidos de la ciudad.
Y por ello, como lo recordaron ayer a este diario, una de la medidas que acordó la Junta de Gobierno Local del nuevo Consistorio, en su primera reunión, fue doblar el presupuesto destinado al proceso de licitación y adjudicación del contrato para llevar a cabo el catálogo de edificios protegidos de la ciudad. El objetivo, como lo recordaron ayer desde el área que dirige ahora el socialista Roberto Tejada, poder contar con un catálogo en el que figure el estado de cada edificio, qué se debe proteger y poder adoptar las medidas necesarias, en cada caso, para que así sea.
Desde la Concejalía de Obras reiteraban este compromiso al hilo de una nueva polémica que surgió ayer sobre las obras que se están llevando a cabo en la emblemática Farmacia Santa Teresa, en el cruce de las calles Rosario y Mayor.
Las obras de rehabilitación hicieron saltar las alarmas por si las mismas podían suponer la pérdida de elementos históricos y el colectivo Patrimonio Albacetense pidió explicaciones al Ayuntamiento sobre la licencia de obras, para conocer también los términos en que se ha concedido la misma. Desde el Ayuntamiento indicaron que esta misma mañana está prevista una reunión de Roberto Tejada con los técnicos de Urbanismo para analizar el expediente en cuestión, aunque confirmaron que la licencia sí se concedió, hace meses. También señalaron que han concretado una reunión con los técnicos encargados del proyecto en la Farmacia, mañana jueves. Y apuntaron que, de manera informal, les habían pedido que hasta «tener claro» todo el proyecto y que «no se actúe sobre ningún elemento cuyo daño pudiera ser irreversible».
Juan José Martínez Carrillo, el nuevo propietario de esta farmacia, incidió en que las obras se están haciendo respetando la «esencia» del edificio e insistió en hablar de «restauración».
Aseveró que para poder cumplir con normativas como la de Sanidad, así como la accesibilidad, tenían que llevar a cabo obras, pero que se están haciendo cumpliendo la normativa y respetando «completamente la fachada, que se va a restaurar pero no reformar» o los elementos de la parte antigua del edificio. Apuntó que, por ejemplo, el mobiliario va a ser el mismo, aunque ahora está restaurándose y que conservarán el mármol blanco o las columnas. Además, en la planta baja está recuperando las reliquias que había en la Farmacia para hacer aquí un museo. Sí unirán la parte antigua y moderna, respetando rejas, escaparates o molduras y defendió que están siguiendo los trámites necesarios.

 

(Más información en la edición impresa).