Ramis: «Los jugadores han creído en el trabajo»

Juan Carrizo
-
Luis Miguel Ramis, entrenador del Albacete. - Foto: Rubén Serrallé

El técnico del Alba hace balance de la primera vuelta, en la que todo ha sido positivo y el rendimiento del equipo ha sido extraordinario, y asegura que tratarán de seguir por la misma senda en una segunda vuelta que será complicada y exigente

El Albacete Balompié ha realizado una primera vuelta para enmarcar, la mejor en su historia en Segunda, y su entrenador, Luis Miguel Ramis, hace un balance positivo, resalta la profesionalidad y  compromiso con los jugadores, la buena sintonía con el club, la espectacular respuesta de los aficionados y lo complicado que será una segunda vuelta en la que tratarán de mantener el ritmo y que comienza en la que fue su casa durante muchos años, Riazor.
¿El balance de esta primera vuelta no puede ser más positivo?
Ha sido bueno en todos los sentidos, desde el inicio hemos cogido una dinámica buena que se ha visto respaldada por los resultados, por lo que estamos contentos, pero esto es un día a día y hay que seguir tratando de trabajar en la misma línea y no bajar los brazos. Hay que reactivar continuamente a los jugadores para ser constantes en este buen trabajo que llevamos realizando y que no hemos terminado todavía.
Hubo dos oportunidades para ser líder, no se lograron, pero igual el entrenador valora más que no se perdieron esos partidos.
Hemos tenido dos  y se presenta la tercera iremos a por ella. No es una obsesión para nosotros, lo que si es una obsesión es la de no desviarnos del camino que tenemos marcado y seguir con esa solidez que estamos teniendo.
El nivel físico del equipo es extraordinario, poniendo a los partidos un ritmo impresionante. ¿Será capaz de aguantar en la segunda vuelta?
Se trabaja y se planifica todo desde el principio con una idea, la de tener a todos los jugadores al máximo nivel durante todo el año. Coordinamos el trabajo con el preparador físico y luego también es una cuestión de suerte el tener más o menos lesionados. El trabajo preventivo también está siendo bueno, no tenemos ahora muchos lesionados, a principio de temporada tuvimos más problemas, pero es una norma general en todos los equipos.
Las dinámicas positivas también ayudan a insuflar energía al motor de los futbolistas.
Todo lo que sea conseguir resultados y ver que el trabajo semanal se transforma en rendimiento y en puntos siempre da ese impulso semanal que hace falta para trabajar con la ilusión que se requiere, con confianza, sabiendo que lo que se trabaja funciona y no cae en saco roto. Esa es nuestra principal misión y tenemos la suerte de contar con un grupo que está entendiendo muy bien el trabajo.
¿En qué medida participó Ramis en la confección de la plantilla?, porque la conexión técnico-jugadores ha sido rápida y efectiva.
Pues en la medida justa y necesaria. Es el club el que en gran parte ha confeccionado el grupo, consensuado con nosotros, que es lo ideal de cara a traer jugadores que creamos podían encajar en lo que queríamos a nivel colectivo. Había muchas posibilidades, pero creo que la selección fue buena, entre los que conocíamos nosotros, conocían ellos, la idea nuestra y la idea del club. Hubo una comunicación fluida y, lo más importante, que trajimos jugadores que pensábamos que podían funcionar, con la ilusión necesaria para iniciar un proyecto que puede ser bonito.
A veces resulta complicado encontrar esa conexión, pues por mucho que haya una plantilla cargada de jugadores con potencial, pero un estilo definido, luego llega un entrenador que quiere imponer otro criterio y la cosa no funciona.
Yo trato que eso no ocurra. Es necesario tener una buena sintonía con la plantilla y trabajar aspectos del juego donde ellos se sientan cómodos y así está siendo.
¿Qué valores destacaría del grupo de jugadores que tiene?
Son muchos, sobre todo su nivel de profesionalidad y exigencia, que es muy alto. Es un grupo muy comprometido, que está muy unido, homogéneo, en el que nadie, ni los que acumulan más minutos ni los que acumulan menos, se sale del camino. Trabajan bien todas las semanas y entienden perfectamente lo que quiero de ellos, son muy inteligentes. Quizás la palabra clave puede ser profesionalidad.

 

(Más información en la edición impresa)