O comer o calentarse

REDACCIÓN
-
O comer o calentarse - Foto: Alberto Rodrigo

Más de la mitad de las personas atendidas por Cruz Roja tiene que elegir entre alimentarse de forma adecuada o no pasar frío

Más de la mitad de las personas atendidas por Cruz Roja Española tiene que elegir entre comer adecuadamente o calentar su hogar. Así se contundente. Y así se refleja en las principales conclusiones en el nuevo boletín sobre vulnerabilidad social, denominado La vulnerabilidad asociada al ámbito de la vivienda y pobreza energética en la población atendida por Cruz Roja.  El estudio analiza de forma pormenorizada las problemáticas relacionadas con el hábitat, la vivienda y la pobreza energética que afectan a las personas atendidas por la organización en ámbitos urbanos y rurales, así como su situación socioeconómica, de salud y su nivel de riesgo de pobreza y exclusión social. Entre las principales conclusiones del informe se desprenden datos preocupantes sobre la situación de las personas atendidas por Cruz Roja: el 83,3% está en riesgo de pobreza y exclusión social, más del 65% son mujeres, en cerca de la mitad de los hogares viven niños y niñas y hay una importante presencia de familias monomarentales y/o numerosas, personas mayores y/o con discapacidad.

Consecuencias. En las conclusiones del boletín se identifican las principales consecuencias que la pobreza energética tiene en los hogares más vulnerables, ya que más de a mitad de las familias atendidas por Cruz Roja se ven obligadas a elegir entre pagar gastos básicos, como llevar una alimentación adecuada o calentar sus hogares: el 77% de las personas afirma que tiene dificultades para llegar a fin de mes, para el 65% los gastos de la vivienda suponen una carga pesada y el 37% afirma que ‘pasa frío en su hogar’ durante el invierno. Ante esta problemática, ¿cuál es la respuesta de Cruz Roja Española? En el caso de la provincia, la ONG en Albacete atendió en 2018 más de 3.200 personas en situación de extrema vulnerabilidad, 397 de ellas, personas sin hogar.
A través del proyecto de prevención de la exclusión residencial se realizaron entregas por valor de 75.000 euros destinadas a pago de alquiler de 147 personas.
Asimismo, se llevaron a cabo 26 talleres de economía doméstica con el objetivo de capacitar a las personas para aumentar el ahorro doméstico (energía, alimentación, etc.). También se hicieron entregas para el pago de suministros a 1.950 personas, que han supuesto alrededor de 273.000 euros. Por otra parte, se distribuyeron 71 kits con distintos elementos para el ahorro en electricidad, calefacción y agua. Todo ello, según explicó la organización, ha sido posible gracias a la colaboración económica de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la Diputación Provincial de Albacete y los fondos propios de Cruz Roja Española en Albacete.

Más información en edición impresa