La Ley de Tierras Raras irá simbólicamente a pleno

L.G.E.
-
El portavoz de Podemos en las Cortes, David Llorente, en una imagen de archivo de un pleno. - Foto: Víctor Ballesteros

El portavoz de Podemos en las Cortes, David Llorente, se queja de que PSOE y PP han hecho pinza para que no dé tiempo a aprobarla ni por trámite de urgencia ni en lectura única

Va a terminar como una tramitación rara. El portavoz de Podemos en las Cortes, David Llorente, anunció esta mañana que llevará su proposición de Ley de Minería de Tierras Raras a pleno (no al de esta semana, sino al siguiente). Ylo hace sabiendo que no dará tiempo a aprobarla. «Hemos  echado las cuentas mil veces a ver si daba tiempo o no», señaló, «hemos agotado todas las posibilidades». Se queja de que PP y PSOE han hecho «pinza» para cerrar las dos vías de urgencia que le quedaban.
Llorente recordó que primero ya hubo un retraso de casi dos meses con el veto del Gobierno regional a tramitar la ley, algo que se aceptó en las Cortes y que le obligó a Podemos a recurrir. Finalmente la Mesa del Parlamento aceptó la solicitud de reconsideración, pero para entonces el tiempo apremiaba. La legislatura ya estaba en cuenta atrás.
El portavoz de Podemos explicó que su primera opción fue solicitar el trámite de urgencia y la celebración de cuatro plenos en marzo. Sin embargo, lamentó que el PPno se pusiera de su parte y no le apoyara la solicitud de un pleno adicional la semana pasada. Recriminó en concreto a la diputada de Guadalajara, Ana Guarinos, por haber dicho antes a los medios que por parte del PPno habría problemas en  programar más plenos en lo que queda de legislatura.
La segunda opción que planteó Llorente fue la de tramitar la proposición de ley por lectura única, de forma que la normativa se podría aprobar directamente en un solo pleno. Eso es lo que se votó en la Mesa de las Cortes del lunes, pero tampoco salió adelante. «Se han plegado a los intereses del lobby minero», reprochó Llorente a PPy PSOE.
Lo que le queda al portavoz de Podemos es la perseverancia y por eso insistirá en continuar el trámite, aunque a sabiendas de que la ley terminará en vía muerta. Explicó que en el pleno del 21 se votará la toma en consideración y que aunque los diputados de PP y PSOE aceptaran iniciar el trámite ordinario, la propuesta acabará decayendo con el final de la legislatura (parece que el último pleno previsto es el del jueves 28 de marzo).
Los cálculos de Llorente permiten también concluir que ni por trámite de urgencia se podrían aprobar tampoco las otras dos proposiciones de ley que ha registrado Podemos en las Cortes, en este caso por parte de su compañera María Díaz:la de derechos LGTBI y la de Memoria Democrática.
Llorente, que se quejó de llevar padeciendo «tres meses de impedimentos», mostró una comparativa de lo que cuesta sacar una proposición de ley del PSOE y una suya. La proposición socialista para implantar la jornada laboral de 35 horas a los empleados públicos se resolvió en un mes y en cinco trámites. Lo comparó con la de Tierras Raras, que lleva desde diciembre, acumula 14 trámites a sus espaldas y todo para que al final no salga adelante.