Poesía de vida Ilustrada

A.D
-
Paqui Fages y Julían María Guzmán. - Foto: Arturo Pérez

Julián María Guzmán Tapia, bibliotecario, y Paqui Fages Alarcón, pintora, han unido su trabajo en Poemas hechos con retales, que presentarán mañana en la Biblioteca Pública de Albacete, a las 19 horas.

Comentó Julián María Guzmán que «es verdad que hace un tiempo saqué un libro titulado Cuentos hechos con retales, una especie de juego con unos compañeros y repito casi título porque éstos son poemas que abarcan varias épocas determinadas, desde la Universidad hasta hoy, retales que he ido sacando de mi vida, de mis experiencias».
«Mi poesía -decía Julián María Guzmán- es además difícil de definir, aunque te puedo hablar, eso sí de referencias como Miguel Hernández o Benedetti porque intento dar un toque social, creo que es importante, con una parte muy personal, claro, pero no tengo un estilo definido y es una cosa que he aprendido con este libro, hay que trabajarlo mucho y conseguir tu voz, es verdad que hay que subir un peldaño para conseguir un estilo propio, porque son poemas, del primero al último de casi 15 años y es verdad que incluso yo noto esas diferencias, también en la calidad, pero he dejado algunos, aunque no sean poemas redondos, para que la gente vea también de dónde partía, hasta los últimos aciertos, por así decirlo. Es verso libre casi en todos los caos, excepto un soneto, que fue una especie de apuesta con un amigo, ahí salió».
En la labor de selección, reconocía el poeta que «tenía mis favoritos y los había apartados hace tiempo, no ha sido un problema grande seleccionarlos, alguno ha quedado,  pero tengo que decir que no me hubiera atrevido a publicarlos sin el ánimo y el apoyo de Paqui, a la que  a su vez comenté que si hacía ella las ilustraciones, tendríamos un libro más completo, eso me animó. Seguramente si no  lo hubiéramos hecho así, los poemas seguirían en un cajón, en el blog que tengo con unos amigos y en mi club de lectura, una grata experiencia, como el poemario, que organicé del final al principio, esto es, los que aparecen en primer lugar son los últimos que he ido escribiendo».
Las ilustraciones, como la portada, son de Paqui Fages que destacó que «de la lectura de los poemas de Julián María salieron todas las ilustraciones, con imaginación, porque es  cierto que cuando me propuso lo del libro, aunque en mi familia ya había ilustradoras, como Estrella Fages, personalmente no lo había hecho y sí que tenía ilusión, porque en cuento ya lo había llevado a cabo, pero no con poesía.

(Más información en la edición impresa)